Manzanares ya cuenta con primer columpio incluyente

Según los expertos este tipo de actividades para las personas con discapacidad física mejora su capacidad corporal, y en lo emocional se generan sentimientos de libertad. 

POR 
EDGAR 
TATIS GUERRA 

Con el acompañamiento brindado por parte de la Junta Comunal del barrio Manzanares y el apoyo de dos diseñadores metalúrgicos, Rául Novoa Santos, quien es funcionario de la Universidad del Magdalena, donó un Parque Incluyente a esa comunidad de Santa Marta.

De esta manera Novoa pudo materializar ese anhelo que se le volvió un reto personal en tiempos de pandemia. Durante muchas horas fue hilvanando la idea y aprovechó el confinamiento del Covid-19 para que los diseñadores metalúrgicos Barme Murgas y Ricardo Helem fabricaran un columpio incluyente.

Novoa Santos hace parte del equipo de Inclusión de la Dirección de Desarrollo Estudiantil de la Universidad del Magdalena, al igual que sus compañeros Rochy Gravini y Luis Quintero, psicólogo con discapacidad visual, bajo la dirección de la psicóloga Yeimmy Patricia Polo Rojas.

Este funcionario de la Unimagdalena, quien es una persona en condición de discapacidad física aportó ese columpio a las personas que se desplazan en sillas de ruedas y padecen inmovilidad en las extremidades inferiores, pero que también beneficiará a aquellos niños que sufren de parálisis cerebral.

Novoa agradeció el acompañamiento brindado por Guillermo López en calidad de presidente de la JAC de Manzanares y de Teresa San Juan (secretaria) e igualmente a Lauriel Molina, mostrándose muy complacidos por el aporte que beneficiará no solo a la población con discapacidad física que se moviliza en silla de ruedas en la comunidad del barrio Manzanares sino en toda la ciudad.

“Hace mucho tiempo nuestra población con discapacidad viene marginada de estos espacios recreativos y de ejercicios, simplemente reclamamos a los gobernantes de turno que nos adecúen el entorno, porque merecemos participar igualmente de esparcimientos como éstos”, sostuvo Raúl Novoa.

Según los expertos este tipo de actividades para las personas con discapacidad física mejora su capacidad corporal, y en lo emocional se generan sentimientos de libertad, de bienestar porque ayuda a reducir el estrés gracias a la interacción social.

Notas Relacionadas