‘Víctimas podrían ser indemnizadas con el pago de la educación superior de sus hijos’

Aunque la Ley de Víctimas va hasta 2031, hoy solo se ha reparado al 17% de ellas. Muy a pesar de la ampliación por 10 años de la Ley de Víctimas, el Estado no alcanzaría a indemnizar a todas las víctimas. 

Por 
ANDRÉS 
GARCÍA CASTAÑO 

El director de la Unidad para las Víctimas, Ramón Rodríguez, aseguró que la prórroga de la Ley de Víctimas y el documento Conpes que refuerza dicha norma, es un gran paso pero se debe reconocer que los números no alcanzan para indemnizar a todas las personas afectadas por el conflicto armado; por esta razón habló de varios mecanismos que permitan avanzar en la ruta de reparación.

El director de la Unidad para las Víctimas aseguró que es necesario ajustes a la Ley que puedan dar claridad a temas como el acceso a la educación superior de forma gratuita, el cual ya es un beneficio con el que cuentan los afectados por el conflicto armado, pero indicó que las mismas víctimas se han dado cuenta que han pasado más de 10 años y aún no reciben su indemnización por falta de financiación.

Entre otras cosas, el funcionario dijo que aún con la reciente prórroga de la Ley por una década, hay que hacer ajustes a la norma para poder cumplir a la mayor cantidad de afectados en todo el país.

Dijo que han reparado a un millón de víctimas en ocho años y faltan seis millones; a esa tasa no alcanzarían con los diez años de la prórroga de la ley.

“No, no se alcanza. Tenemos que pensar en nuevos mecanismos que nos permitan avanzar en la ruta, si no, pasarán diez años para otro 1’500.000 y van a morir muchas víctimas sin recibir su indemnización. Hay víctimas que están esperando su carta de indemnización de $10 a $30 millones que les van a entregar, pero no están sumando que en la implementación de la ley se han ido más de $95 billones en todos los componentes: salud, educación y vivienda. Entonces, por ejemplo, esa familia víctima dice que no la han indemnizado porque no le han entregado la carta por $8 millones, pero no suma que durante esta vigencia de los ocho años ha recibido la educación para su hijo por el Fondo del Fomento a la Educación Superior y eso le valió al Gobierno más de $50 millones, porque también tienen un auxilio de sostenimiento”, dijo Ramón Rodríguez.

Añadió que: “Al semestre se benefician 530 víctimas. Esa familia víctima también aplicó en un subsidio de vivienda que le valió al Gobierno $54 millones, si sumamos los dos ya lleva más de $100 millones. Además, recibió restitución de tierras, le entregaron una tierra por $50 millones, ahí ya van $150, pero la víctima dice que no la han indemnizado porque no recibió la carta de $12 millones. Tenemos que mirar cómo sumamos. Ya hay propuestas de víctimas que dicen que no quieren los $12 millones, sino que se sienten reparados si a su hijo le garantizan la educación superior. Ese puede ser un mecanismo donde podemos ir sumando: “Su hijo va a acceder a la educación superior y va a tomar eso como reparación individual”. También se le hace la comparación: “Si usted recibe esos $10 millones o $13 o $20 en su carta de indemnización seguro no le van a alcanzar para pagar todos los semestres de la universidad y el sostenimiento de su hijo”. Es buscar un mecanismo de compensación. Ese es el nuevo reto en estos diez años de la ley para avanzar.

Aseguró que es un tema de ajustes de la ley: “Eso sería todo un debate, pero hay que ver la realidad de que ya las mismas víctimas se han dado cuenta de que han pasado los años y no han recibido esa indemnización. También hay que mirar el tema de los victimarios, porque de los recursos que tanto se prometieron para las víctimas solo van a llegar los $40.000 millones del oro. Frente a una realidad hay que ver qué ajustes se pueden hacer y el presidente Duque nos ha pedido que no seamos regresivos en los derechos de las víctimas y que se concerte con ellas”.

Notas Relacionadas