Revisan cámaras en el Dorado para aclarar muerte de menor que viajaba a Medellín

La muerte de Santiago Osorio Pinzón, de 17 años de edad, quien se dirigía a Medellín con sus padres y hermanos, conmocionó en las últimas horas no solo a su familia, sino también a personas a través de redes sociales, luego de una carta que compartió su mamá, Mónica Pinzón, en la cual contó los instantes previos a la muerte de su hijo, señalando que por el hecho espera medidas al respecto.

El episodio involucra al Aeropuerto El Dorado y a Colsanitas, los cuales, según la mamá, habrían atendido con presunta negligencia a Santiago el pasado 31 de julio. El menor y su familia iban a viajar en la tarde de ese sábado desde Bogotá a Medellín, en un vuelo de Avianca, pero una complicación en la salud de Santiago cambió los planes de llegar juntos al departamento.

“Santiago, mi hijo mayor, quien tenía una cardiopatía de base, y discapacidad física e intelectual producto de una hipoxia en una de sus cirugías, comenzó a toser con sangre y tuvo saturaciones de oxígeno muy bajas”, cuenta en la carta la mamá. En ese momento, la familia había entregado las maletas y estaba en la sala de espera, por lo que se dirigió al centro médico de El Dorado, atendido por Colsanitas.

¿En qué va el caso? EL COLOMBIANO buscó a las partes mencionadas en la carta y, aunque con la familia no pudo comunicarse, las empresas respondieron que ya abrieron procesos internos para esclarecer lo sucedido.

Desde el aeropuerto y su concesionaria Opain, en efecto, confirmaron que “Santiago fue evaluado en el centro médico el 31 de julio por los síntomas que presentaba y sus patologías de base, dándosele recomendaciones médicas por parte del personal que lo valoró”. Sin embargo, la familia alega que “ningún funcionario del aeropuerto ni de la aerolínea nos ofrecieron ningún apoyo”, explicó.

Avianca, ante este evento, respondió que “redireccionó de inmediato a la familia a las autoridades de sanidad, de acuerdo con el protocolo aplicable a estos casos”.

Este diario supo que en El Dorado hay un protocolo que incluye a paramédicos para la atención de emergencias, tal cual lo dicta la norma, pero este no se activó en este caso. En su respuesta oficial, el aeropuerto no lo menciona.

Finalmente, el 17 de agosto, el hijo de Mónica y Andrés Osorio murió, tras ser atendido en la Fundación Cardioinfantil por un episodio asociado al que “inició en el aeropuerto, y obviamente a sus condiciones de base, desestimadas por esta médica (que lo atendió)”, dijo la mamá.

Los pasos a revisar
Según la familia, al llegar al centro médico de Colsanitas los atendió una doctora. “Santy recibió oxígeno, y ninguna valoración médica, de hecho, no pasamos más de 15 minutos en observación”, dijo.

Y ante la petición de que lo trasladaran con oxígeno en ambulancia, ya que la saturación estaba por debajo de 70, según la mamá, la doctora “no vio indicación médica para hacerlo”. Colsanitas informó que lamenta lo sucedido y que se encuentran investigando “las acciones de los funcionarios involucrados y determinar las responsabilidades a las que haya lugar en este caso”, sin detallarle a este medio si apartó o no temporalmente a la médica que llevó el caso.

Frente a esta investigación interna, EL COLOMBIANO conoció que la Superintendencia de Salud no entra al proceso ya que Colsanitas no actuaba en calidad de aseguradora, sino que es una prestadora de servicio con un contrato con Opain.

Esta concesión del Aeropuerto El Dorado informó que desde hace dos días abrió una investigación, luego de conocer el caso por las redes sociales. Hasta lo que dijeron saber, indicaron que el menor fue “dado de alta en los días siguientes (al episodio), con un reingreso posterior a dicha institución (Fundación Cardioinfantil) días después”.

Por el momento, este diario conoció que se revisan cerca de 2.000 a 3.000 cámaras en el Aeropuerto El Dorado para tener detalles del recorrido que hizo la familia de Santiago ese 31 de julio en la tarde.

En todo caso, tras 21 días de lo sucedido, la familia firmó una carta compartida en las redes sociales por la mamá, diciendo que el sábado pasado volvían al “aeropuerto a concluir el viaje ya sin él, a regresar a Medellín con una familia de 4 y no de 5, no podemos dejar pasar por alto la situación”.

Para la familia importante que estas cosas no vuelvan a suceder, afirmando que la presunta negligencia en la que habrían incurrido el aeropuerto y Colsanitas está plenamente documentada.

Al ser una aeropuerto concesionado, la Aeronáutica Civil le dijo a este diario que no tiene competencia para abrir investigación. Sin embargo, la Superintendencia de Transporte le confirmó a EL COLOMBIANO que “procedió a iniciar una averiguación preliminar, formulando un requerimiento a Opain”. El concesionario deberá decir cómo ocurrieron los hechos y por qué presuntamente “no se habría prestado el servicio de ambulancia, así como la asistencia médica oportuna”, informó. Además, la entidad le pidió a Opain guardar los videos y evidencia útil en este caso

/Colprensa

Notas Relacionadas