Plan de atención para 47 barrios afectados

Las lluvias no cesan en Santa Marta como tampoco las afectaciones en los distintos barrios de la ciudad cuyos habitantes están enfrentando un verdadero drama por cuenta del azote del invierno.  

Y es que con cada aguacero se ponen a prueba los sistemas de desagüe, canales y redes de alcantarillado, que en la mayoría de las ocasiones colapsa debido a la falta de civismo por parte de algunas personas quienes arrojan todo tipo de desechos que terminan taponando y obstaculizando la evacuación rápida de las corrientes de agua.  

Es sorprendente asomarse y ver el caudal del río Manzanares en época de lluvias arrastrando troncos, ramas, neveras viejas, plásticos, icopor y todo tipo de desechos que finalmente llegan al mar Caribe y éste al poco tiempo los expulsa a la orilla en Los Cocos. Sencillamente el océano saca lo que no le pertenece.  

Habitantes en los sectores emblemáticos de Pescaíto, Juan XXIII, Bastidas, Los Fundadores, Chimila 2 y Junín por estos días han padecido el coletazo del invierno y la furia de la lluvia que ha caído a cántaros. La cantidad de arena, rocas y escombros que arrastran las escorrentías desde los cerros ha dejado las vías intransitables.  

Por fortuna el equipo de la Oficina de Gestión del Riesgo y Cambio Climático así como la participación de los Cobasa y el apoyo de socorristas de la Defensa Civil han mitigado un poco las afectaciones llevando sus elementos para retirar el lodo que con el paso de las horas se vuelve mal oliente.  

Según los pronósticos se avecinan más lluvias por estos días, es por ello que se recomienda mantener despejados los canales de desagüe y rejillas en las avenidas para que no exista obstrucción a la evacuación, mientras que en los hogares es clave retirar de los techos la acumulación de hojas o ramas de árboles y depositarlas en bolsas plásticas. Lo mismo debería hacerse con los escombros después de realizar labores de remodelación.  

A las personas que salen a laborar, realizar diligencias o hacer compras se les sugiere portar sombrilla, impermeable y usar zapatos de ‘combate’ para que su pisada sea firme y se pueda evitar una caída. Si aborda buseta de transporte público colectivo tenga paciencia y calma, cero estrés, recuerde que con las calles anegadas no se puede exigir velocidad, los motociclistas no llevan chasis y están más expuestos al agua.  

Aunque las lluvias han ocasionado sus estragos con la pérdida de enseres, electrodomésticos y afectaciones en paredes también es cierto que los árboles nativos que están en los cerros tutelares se han reverdecido dispuestos a proporcionar oxígeno puro a los samarios y residentes.  

 ATENCIÓN A LOS AFECTADOS 

Por su parte, la Alcaldía Distrital de Santa Marta, a través de la Oficina para la Gestión del Riesgo y el Cambio Climático (Ogricc), entregó un balance general sobre las afectaciones que dejaron las lluvias de la noche del lunes en la ciudad y que incluye el reporte de encharcamientos entre leves y moderados en 47 barrios, deslizamientos de tierra en dos de ellos, movilidad reducida en un 80% del total del territorio urbano,  además de la caída de algunos árboles sobre riberas y zonas residenciales.    

El informe fue entregado por Jorge Lizarazo, jefe de la Ogricc, luego de los recorridos de inspección llevados a cabo por instrucciones de la alcaldesa Virna Johnson y con apoyo del equipo técnico de la entidad, la red de voluntariado comunitario Cobasa, las entidades prestadoras del servicio de emergencia y la Secretaría de Gobierno Distrital.    

Los deslizamientos de tierra se registraron en barrios como Los Laureles de Bonda y Paraíso, ubicado en el sector Pantano; de igual forma el funcionario explicó que los represamientos de agua en  los barrios afectados se dio “a causa del taponamiento de box culverts, canales y rejillas (de otros colectores pluviales)”.    

Entre tanto, “los árboles que cayeron sobre el cauce del río Manzanares, ya fueron inspeccionados y reportados a la Empresa de Servicios Públicos  -Essmar- para que sean retirados, con el propósito de evitar desbordamientos por represamientos del caudal”,  explicó Lizarazo Álvarez.    

ACCIONES DE  MITIGACIÓN    

Por instrucciones de la alcaldesa Virna Johnson, la Oficina de Gestión del Riesgo ha dispuesto un equipo de expertos que este mismo martes iniciará labores de inspección sobre las viviendas con afectaciones severas y la caracterización de las familias afectadas. De igual forma, se dispondrá de varios frentes de trabajo con apoyo del Banco de Maquinaria Amarilla (Bamam), para el retiro de sedimento de las vías y la estabilización del talud de los cerros en los que se registraron deslizamientos.   

Notas Relacionadas