El reto de derrotar el abstencionismo

286

En esta jornada electoral solo participarán quienes solicitaron hacerlo en sus puestos de votación y únicamente se podrá votar por una de las dos consultas: la de derecha, que incluye a Iván Duque, Marta Lucía Ramírez y Alejandro Ordóñez; o la de izquierda, en la que participan Gustavo Petro y Carlos Caicedo.

 

Luego de haber definido que tanto grupos de la izquierda como de la derecha irán a una consulta interpartidista para definir candidatos únicos a la Presidencia de la República, la Registraduría Nacional inició a preparar la logística para que los colombianos puedan participar en este mecanismo el próximo 11 de marzo.

El registrador Nacional, Juan Carlos Galindo, señaló que ya se está organizando el tema presupuestal con el Ministerio de Hacienda. Los primeros cálculos indican que, debido a que las consultas se realizarán en paralelo a las elecciones parlamentarias, se ahorrará dinero en la infraestructura y el costo estará alrededor de los 33.000 millones de pesos.

En esta jornada electoral solo participarán quienes solicitaron hacerlo en sus puestos de votación y únicamente se podrá votar por una de las dos consultas: la de derecha, que incluye a Iván Duque, Marta Lucía Ramírez y Alejandro Ordóñez; o la de izquierda, en la que participan Gustavo Petro y Carlos Caicedo.

“La gente no puede marcar dos tarjetones electorales para las consultas interpartidistas. Solo se puede solicitar uno a los jurados de votación, a demanda del votante, porque la Registraduría no puede permitir que se piense que está haciendo promoción a alguno de los candidatos o de las coaliciones”, agregó Galindo.

De acuerdo con el registrador, para dicho mecanismo habrá que imprimir los Formularios E11 para registro de votantes y E14 para realizar los escrutinios de mesa. “Acudimos hoy al Ministerio de Hacienda para que suministren estos recursos, porque apenas ayer se aprobaron las consultas”, dijo.

Con estas dos consultas interpartidistas, ya serían tres mecanismos de participación que se utilizan para definir candidatos únicos a la Presidencia de la República entre partidos y movimientos. Los primeros en hacer una consulta de este tipo fueron los integrantes del Partido Liberal, quienes fueron criticados debido a que la logística para que escoger a Humberto de la Calle como el candidato por esta colectividad, tuvo un costo cercano a los 40.000 millones de pesos. Las críticas se enfocaron en que el partido podía haber decidido su candidato sin hacer que la Registraduría invirtiera este monto.

Para el analista político Mauricio Jaramillo, estas tres consultas son muy distintas. “La liberal llegó muy desprestigiada por el tema de los costos y porque en la opinión pública quedó la sensación de que el gasto fácilmente se hubiese podido ahorrar si el partido se ponía de acuerdo para un candidato”. Además, agregó que en las coaliciones que se medirán en marzo era más difícil escoger un candidato, porque no hay en ellas un solo partido o movimiento.

“Estas coaliciones como están integradas por movimientos y colectividades necesitaban de un mecanismo para ponerse de acuerdo con respecto a un candidato. Ahí hay una diferencia muy grande entre la consulta liberal y estas que se harán en marzo”, señaló Jaramillo.

Para Óscar Palma, experto en política, en términos de mecánica las consultas de marzo son iguales a la que realizó el Partido Liberal, con la diferencia de que este último lo hizo de manera interna. “La diferencia se refleja un poco es en el ahorro económico de estas últimas, porque se realizan paralelas a las elecciones a Congreso y eso hace que se gaste menos dinero. Sin embargo, esto se debe a la coincidencia del tiempo en que las coaliciones tomaron esta decisión”, dijo.

El analista opina que pese a las críticas sobre el costo de este mecanismo por parte del Partido Liberal, es un derecho constitucional hacer este tipo de consultas y todos los partidos y movimientos pueden hacerlo. “La diferencia es que estas dos consultas están cerca de las elecciones a Congreso y la Registraduría aprovecha la infraestructura para ahorrar costos”, indicó Palma.

Por el lado de la derecha, el analista explicó que hay tres fuerzas de derecha que respaldan la consulta y tiene mayor posibilidad de participación. “En esta coalición están los seguidores de Marta Lucía Ramírez y el pastranismo; los del Centro Democrático y el urbismo, y Alejandro Ordóñez, que aunque no tiene tanto caudal electoral, mueve parte del electorado”, agregó.

El problema, según Jaramillo, es que en el país no es común votar en este tipo de elecciones. “Aquí hay una débil cultura de partidos y eso se debe a la crisis de los mismos, porque se han fraccionado y hay más representatividad en personalidades que en los mismos colectivos. Eso lo pudimos observar en la que hicieron hace cuatro años Carlos Holmes Trujillo, Francisco Santos y Óscar Iván Zuluaga, que terminó en pelea, por eso creo que va a haber un gran abstencionismo”, indicó.

También podría gustarte