En Santander de Quilichao, Cauca, asesinan a otro militante de las Farc

438

Otro miembro de la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común, Farc, fue asesinado en las últimas horas. La situación sucedió en la carrera 13 con calle 2 de Santander de Quilichao, cuando el ciudadano Cristian Camilo Guejía, de 32 años de edad, fue atacado a balazos cuando compraba unos tarros para el almacenamiento de sustancias químicas en un establecimiento comercial. 

“La víctima era atendida por el vendedor cuando se acercó un menor de edad, quien disparó contra esta persona cuando estaba de espalda, causándole la muerte en el acto. Luego, el agresor huyó del sitio, tras montarse en una motocicleta. En medio de las actividades judiciales se comprobó que la víctima respondía al nombre de Cristian Camilo Guejía, una persona que permanecía en las minas ilegales del sector de San Antonio de Santander de Quilichao”, explicaron investigadores de la Sijín de la Policía que atendieron este caso, registrado al medio día de este martes. 
Luego de cumplidas las tareas de inspección técnica al cadáver de este ciudadano, trascendió que este era un integrante del movimiento político Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común, Farc, que lideraba proceso comunales de las poblaciones quilichagüeñas, luego de ser amnistiado durante el proceso de paz con la guerrilla que dio paso después a ese colectivo político, como confirmaron sus integrantes. 

“A el hombre lo conocían en la zona de San Antonio porque por muchos años fue miliciano de las Farc, hace como uno se presentó una escaramuza con el Ejército, donde resultó herido porque fue alcanzado por la onda expansiva de un artefacto explosivo, pero él nunca quiso ir a un hospital, se curó solo, ahora estaba con la gente de esas veredas, liderando reuniones con la comunidad, los indígenas, los afrodescendientes”, explicó por su parte un líder social de Santander de Quilichao quien pidió estar en el anonimato. 

Este miércoles las autoridades adelantarán una rueda de prensa donde se anunciarán las medidas que se tomaron tras la realización de un consejo de seguridad entre la alcaldía, la Policía, la Fiscalía y el Ejército, a raíz de los cuatro homicidios que se han registrado durante los primeros días de este 2018, situación que prendió las alarmas entre la comunidad quilichagüeña. 


MENORES DESAPARECIDAS 

De otra parte se conoció de la misteriosa desaparición de dos menores de edad en la población de Corinto, Cauca. lía General de la Nación, en donde las autoridades identificaron a un adolescente de 17 años de edad que fue conducido ante la justicia porque al parecer sería el responsable de la desaparición de Zory Briyith Polanco Sánchez y Vanesa Usnas Ulcué, dos niñas de 14 años de edad. 

La gente, al conocer esta situación, buscó hacer justicia por su cuenta. Según explicó la hermana de una de las víctimas que ahora es buscada en este poblado, la última vez que vieron a las pequeñas fue alrededor de las 11:30 a.m. del pasado lunes, en inmediaciones del barrio Villa Rosario de este municipio nortecaucano. 

“Las niñas salieron del colegio como las 10:30 de la mañana, se fueron a la casa de una amiga, ya que las invitó a ver una película. Mi hermanita llamó a mi mamá para pedirle permiso, ella dijo que sí. Pasaron las horas, y al ver que la niña no regresaba a casa, fuimos a buscarla, entonces tras preguntarles a las compañeritas que dónde estaba, nos dijeron que tanto ella y su amiga Vanesa las montó un sujeto en una moto, luego se las llevó”, narró Jaqueline Prado Sánchez, hermana de Zory Briyith Polanco Sánchez. 

La familiar de esta niña agregó que tras conocerse esta versión, los familiares empezaron la búsqueda por los cañaduzales que existen a las entradas de este municipio. En dicha actividad, se enteraron, a través de unos trabajadores, que un sujeto había dejado a las niñas en el lugar, luego se marchó. 

“Con las características que nos dieron del muchacho, un hermano cayó en la cuenta que se trataba de alguien que ya había sido señalado de abusar a una bebita acá en el pueblo, entonces él se fue a su búsqueda, y después de encontrarlo, se lo llevó a la Fiscalía para que lo interrogaran, a pesar de esto, ese miserable no supo decir dónde dejo a mi hermana y a la otra niña. Ahora no sabemos para dónde se lo llevan tras judicializarlo en Caloto, por eso la gente se ofuscó porque no querían que se llevarán para allá, le tocó a la fuerza pública protegerlo”, agregó Jaqueline Prado Sánchez. Colprensa.

También podría gustarte