Días festivos y la banca

Los lunes festivos se los debemos al senador Raimundo Emiliani Román quien presentó un proyecto de ley pasando a esos días los festivos que quedaban entre semana. El antecedente de esos traslados está en 1923, en el gobierno de Pedro Nel Ospina, cuando hubo un pánico financiero a consecuencia de un bajonazo en los precios del café. Las gentes se pusieron nerviosas porque tenían sus ahorros en el Banco López, de propiedad de Pedro A. López, padre Alfonso López Pumarejo y abuelo de Alfonso López Michelsen. Esa entidad financiera era una especie de Federación Nacional de Cafeteros.

Desde el 16 de julio de ese año miles de personas comenzaron a hacer cola en la avenida Jiménez en el edificio del banco, que aun existe, para retirar sus ahorros. Cuando el circulante se agotó en Bogotá, tres aviones de Scadta trajeron gran cantidad de dinero para atender los requerimientos del público. Sin embargo, eso no fue suficiente. El presidente Ospina debió prolongar el fin de semana del viernes 20 de julio, día de la independencia, declarando días cívicos el sábado 21 y domingo 22 mientras llegaban apresuradamente a Bogotá 1.5 millones de dólares en talegas de certificados de oro de Estados Unidos.

En los días previos estaba en el país la Misión Kemmerer haciendo recomendaciones para el manejo económico del tesoro nacional. Ante la situación, el gobierno debió adelantar los consejos de la Misión y poner a funcionar, de urgencia, el Banco de la República, que inició operaciones el lunes 23.

El Banco López fue liquidado por orden del gobierno y don Pedro A. López quedó en la quiebra. Hay quienes sostienen que esa entidad financiera tenía cómo responder pero el deseo del presidente Ospina de poner a funcionar el Banco de la República lo llevó a tomar esa decisión. Desde entonces nacieron las malas relaciones de las dos familias: los Ospinas y los López, lo cual se reflejó en el gobierno de López Michelsen.

Don Pedro A. quedó en la quiebra y en la banca.

*Abogado*Historiador*Periodista 

Notas Relacionadas