‘Las mejores familias’, una comedia negra

Este fin de semana se estrena en las salas de cine del país, la comedia negra ‘Las mejores familias’, la tercera película del director peruano Javier Fuentes-León y protagonizada por Tatiana Astengo, Gabriela Velázquez, Gracia Olayo, Grapa Paola y el actor colombiano Roberto Cano.

Una comedia negra que busca llevar al espectador a descubrir un secreto que, después de varias décadas, desatará una gran discusión entre dos familias muy amigas, durante una celebración de cumpleaños.
La película se sitúa en el Perú contemporáneo, pero en realidad, podría ser cualquier lugar de Latinoamérica. La historia comienza con Luzmila y Peta, dos hermanas que trabajan como empleadas del servicio para Carmen y Alicia, que pertenecen a dos familias de la alta sociedad de Lima.

Sus mansiones, ubicadas en uno de los mejores barrios de Lima, ocupan toda la manzana y para evitar la fatiga de caminar por la calle, están unidas en el jardín trasero, donde comparten “La Casita”, una vieja casa de juguetes que, además de albergar pertenencias antiguas y llenas de recuerdos, sirve como ‘escampadero’ para quienes quieren fumar, relajarse y cometer alguno que otro pecado, según los estándares de las ‘familias decentes’.

El lujo, la opulencia, el clasismo, el racismo y la incomodidad ante la diferencia, hacen parte del día a día en estas dos mansiones, y salen a flote de una forma desafortunada -o tal vez afortunada- durante el almuerzo de cumpleaños de Alicia, un gran festejo al que además asiste su hijo escritor, que viaja desde España en compañía de su novia, a quien presenta formalmente.
Pero, con la mesa lista como si fuera una fiesta de fin de año y con los empleados listos para servir el primer plato, un alboroto se desata al desvelarse un secreto que afecta a los integrantes de las dos familias.

Mientras tanto, el caos reina en las calles, a causa de una marcha en la que ciudadanos exigen el reconocimiento de sus derechos y que, como si se hubiera grabado recientemente en Colombia, llega hasta los mejores barrios de la ciudad.
Una crítica a esa sociedad latinoamericana que sueña con sus raíces europeas. Una comedia negra con tintes de drama que, usando el recurso de la sátira, reflexiona sobre los conceptos de familia, de la honestidad y los prejuicios, y exhibe las desigualdades sociales -y sucesos o pensamientos que las refuerzan- por medio de imágenes y frases como “todos los días sale alguien a quejarse de cualquier cosa” o “deberían estar trabajando en vez de estar de vagos pidiendo tantos derechos”.

“Queríamos hacer una película que se convirtiese en un espejo, que refleje lo que nos separa, pero también lo que nos une. Y qué mejor herramienta que el humor para invitarnos a enfrentar nuestras fallas sociales, como el choque entre los que tienen y los que no tienen. Es una sociedad que necesita desesperadamente mirarse en el espejo si realmente quiere crecer de la mano de su economía”, expresó el cineasta.

Es una coproducción entre Perú y Colombia. Javier Fuentes-León, quien también ejerce de guionista y productor, trabajó con Delia García, con quien fundó El Calvo Films, y la productora colombiana Dynamo, con quien también produjo sus películas Contracorriente, donde también dirigió a Tatiana Astengo y a Manolo Cardona, y ‘El elefante desaparecido’, que contó con la participación de Angie Cepeda y Andrés Parra. Además, dirigió seis episodios de Distrito salvaje, la primera serie original de Dynamo para Netflix.

Notas Relacionadas