Etnografía de una masacre  

Fabio Silva Vallejo, Danny Martínez Castiblanco y Erik Méndez Shoonewolff, son los autores de esta obra etnográfica de la memoria que deja ver el estado de una comunidad que fue azotada por una masacre.  

Frente a la tragedia, reconstruir las memorias individuales debería ser una obligación social. Es por esto que como integrantes de la Universidad del Magdalena, el docente Fabio Silva Vallejo y los egresados Danny Martínez Castiblanco y Erik Méndez Shoonewolff, realizaron un trabajo etnográfico en el corregimiento Playón de Orozco en el municipio de El Piñón, departamento de Magdalena.

Desde allí, el docente y los egresados de la Alma Mater, junto a la comunidad, escribieron la obra ‘El Playón de Orozco: etnografía de una masacre’, la cual trae a la luz las voces de las víctimas, quienes tenían la necesidad de contar lo sucedido el 7 de enero del año 2000, para que su propia comunidad en primer lugar y el país, conozca su historia.

Como un ejercicio etnográfico de la memoria se deja ver el estado de una comunidad que fue azotada por una masacre como instrumento de poder. Por su parte, también se destaca la capacidad de la gente por regresar a su territorio y la resistencia de los pobladores a dejarse absorber por la adversidad.

El antropólogo magister Fabio Silva Vallejo, docente de esta Casa de Estudios Superiores y autor del libro manifestó que, “es el esfuerzo del grupo de la Oraloteca (centro de investigación de la Universidad), de una obligación que creo que tenemos los académicos y en general las universidades, que es la reconstrucción de las memorias del conflicto. Habíamos hecho ya un documental y quedaba la necesidad de pasar esa experiencia a un texto y lo logramos hacer con la ayuda indiscutible de la comunidad. Este libro no busca teorizar nada sobre conflicto o sobre la violencia, lo que quiere es entregárselo a la comunidad para que por lo menos tengan un instrumento de memoria y no quede en el olvido lo que sucedió no hace mucho”.

Asimismo, esta obra la realizaron con el propósito de contribuir a fomentar procesos de fortalecimiento del tejido social desde las visiones locales y generar transformaciones sociales en los territorios, teniendo en cuenta los intereses colectivos y las perspectivas de cada comunidad.

Cabe destacar que, la fotografía y la noticia periodística son elementos determinantes de este libro para la articulación de la memoria con el documento escrito, con el fin de que la comunidad se pueda reconocer e identificar y así se desaparezcan las barreras entre lo académico y lo social, además teniendo en cuenta que la comunidad acepta en mayor medida la fotografía por la forma directa que llega e impresiona.

Notas Relacionadas