Los pueblos patrimonio: una fuerte opción en tiempos de reactivación económica

Septiembre es el Mes del Patrimonio Cultural, y con la reactivación económica en marcha, la Red de Pueblos Patrimonio de Colombia busca convertirse en una de las principales alternativas turísticas para visitantes nacionales y extranjeros.

Con las medidas de bioseguridad indispensables en estos tiempos de pandemia, los turistas, tanto nacionales como extranjeros, han empezado la búsqueda de destinos alternativos en donde puedan disfrutar y descansar, pero sin aglomeraciones.

Así, cada vez más personas buscan los pueblos patrimonio del país, los cuales, en su mayoría, vienen trabajando en el fomento del desarrollo sostenible, la apropiación del patrimonio y la participación de la comunidad sobre su municipio y su valor histórico.

En la actualidad, son 18 los municipios de Colombia que poseen declaratoria de Bien de Interés Cultural (BIC), algunos muy conocidos como Mompox (Bolívar), Barichara (Santander), Villa de Leyva (Boyacá), Honda (Tolima) y Santa Fe de Antioquia, pero otros, se convierten en verdaderas joyas por descubrir.

En su mayoría, son pequeñas poblaciones en las que se puede ver perfectamente la fuerte influencia que tuvo el imperio español en sus aspectos arquitectónicos y culturales, al haber sido fundados algunos en el siglo XVI.

Lugares que aún pueden ser un viaje en el tiempo entre casas blancas, las clásicas tejas de barro, caminos empedrados con plazas centrales, donde las imponentes iglesias se destacan.

LOS MÁS FAMOSOS

La lista de los pueblos patrimonio más famosos la encabeza Villa de Leyva (Boyacá), con una imponente arquitectura colonial, que le ha permitido ser considerado Monumento Nacional desde 1954, con más de cuatro siglos de historia. Gracias a esta temprana designación se ha podido conservar mucho más que otros pueblos similares.

Lugar ideal para aquellos que gustan del turismo religioso, con una serie de iglesias, el Convento de los Carmelitas Descalzos, el Monasterio de las Carmelitas y el Claustro de San Agustín.

Pero su legado va más allá de su pasado colonial, gracias al Parque Arqueológico de Monquira, a pocos minutos de la ciudad, que además, cuenta con un museo panteontológico.

A dos horas y media por carretera de Villa de Leyva, se encuentra el pueblo considerado más hermoso de Boyacá, Monguí, que acaba de cumplir 45 años como Monumento Nacional.

Reconocido por la elaboración de balones artesanales, se destaca por sus caminos empedrados y su arquitectura llena de color con 420 años de historia.

Caminarlo es un placer, pasando por la Basílica Menor de Nuestra Señora de Monguí, el Museo del Convento de los Franciscanos, tomarse una foto en el Puente Colonial Real Calicanto y no podía faltar el Museo del Balón.

En el mismo año que Monguí se convirtió en Monumento Nacional, esta distinción la recibió Barichara (Santander), que en muchas oportunidades ha sido considerado el pueblo más bonito de Colombia, y seguramente uno de los más fotografiados.

Se destaca por sus construcciones en piedra y unas calles que exaltan los distintos tonos amarillos de las piedras de sus caminos, donde hasta el cementerio es un lugar a visitar. Sin dejar de lado la oportunidad de ecoturismo con todos los atractivos naturales que rodean esta población.

Para llegar a Barichara se suele pasar por Socorro, Monumento Nacional desde 1963, cuna de varias figuras ilustres, además de la recordada Rebelión de los Comuneros, la gran insurrección en contra del imperio español.

No son los únicos pueblos patrimonio en Santander, esta distinción también la tiene, desde 1963, San Juan de Girón, también conocida como La Ciudad Blanca de Santander, que se destaca por el cuidado de su patrimonio, su basílica, sus capillas, museos y puentes coloniales.

Visitar la casa de Policarpa Salavarrieta es una de las actividades que se pueden realizar en Guaduas, a tres horas por carretera desde Bogotá, siendo Monumento Nacional desde 1959.

La puerta de entrada y salida al interior del país cuando el Río Magdalena era navegable, la ciudad de Honda es uno de los lugares claves para entender el desarrollo histórico del país. Conocida como ‘La ciudad de los puentes’, su belleza es tan similar a muchas de las calles del ‘Corralito de piedra’, que muchas producciones televisivas graban allí, haciéndola pasar por Cartagena.

Hace una década la Unesco declaró al Paisaje Cultural Cafetero como patrimonio de la humanidad, donde está incluido el pueblo caldense de Salamina, conocida como ‘La ciudad luz de Colombia’, con una arquitectura única, sus balcones llenos de flores coloridas, encantadoras calles estrechas que están a punto de cumplir sus primeros 200 años.

Muy cerca de allí, también en el departamento de Caldas, Aguadas, con casi cuatro décadas como Monumento Nacional, llevando el nombre de ‘La ciudad de las brumas’, al estar rodeada constantemente por una densa niebla, lo que le genera una magia única.

UN LINDO PAJARITO

En los últimos años, turistas de distintas partes del mundo se han interesando por tener a Colombia como destino, en especial, aquellos que gustan de recorrer el mundo para avistar distintas especies de pájaros, y Colombia goza de una gran variedad de este tipo de animales.

Jardín en Antioquia, Monumento Nacional hace 36 años, se ha convertido en un lugar ideal para este tipo de turismo, siendo una población que se destaca por su hermoso contraste entre su arquitectura y el paisaje verde que lo rodea.

Muchos la conocen como el lugar de nacimiento de la santa madre Laura Montoya, pero Jericó cuenta con una historia de más de 170 años, conocida originalmente como la Aldea de Piedras, entre calles adoquinadas y con más de 27 iglesias.

Con más de 480 años de historia, Santa Fe de Antioquia es otro de los pueblos patrimonio más visitados en el país, con su arquitectura colonial, hermosas calles, la amabilidad de su gente y su clima perfecto.

El pueblo que inspiró a Gabriel García Márquez para crear el Macondo, en su novela ‘100 años de soledad’, no podía quedar por fuera de la red de pueblos patrimonio. Se trata de Ciénaga, que desde 1994 hace parte de dicha red y fundada en 1751, que suele ser visitada cuando se realizan sus reconocidas fiestas, como el Festival Nacional de Música con Guitarra o el Festival del Caimán Cienaguero.

Otro de los lugares infaltables, si de turismo religioso se trata, es Guadalajara de Buga, con 450 años de historia, haciendo parte de uno de los pueblos más antiguos del país.

Hace tan sólo 16 años fue declarado Monumento Nacional La Playa de Belén, que siempre ha sido considerado el pueblo más lindo de Norte de Santander, en el cual entran en comunión su arquitectura colonial bien cuidada y sus paisajes naturales.

La Capital del Bocachico, Santa Cruz de Lorica, en Córdoba, contando con una arquitectura muy diferente a la habitual en esta red de pueblos patrimonio, al estar más inclinado por las referencias árabes.

No podía faltar Santa Cruz de Mompox, en Bolívar, con 26 años de ser Patrimonio de la Humanidad, con 480 años de historia, a orillas del Río Magdalena, suele ser epicentro de importantes producciones televisivas y cinematográficas.

A 71 kilómetros de Yopal, Casanare, se encuentra Pore, que cuenta con grandes atractivos que cuentan parte de la historia de Colombia, con sus cárceles amuralladas construidas por los españoles.

/Colprensa

Notas Relacionadas