Urge adecuar un embarcadero para abordar lanchas turísticas

Santa Marta como una ciudad con vocación turística, amerita contar con muelles dignos que ayuden a mejorar la calidad en los servicios náuticos. 

POR 
EDGAR 
TATIS GUERRA 

De forma artesanal y con la ayuda de tablones en madera, los turistas deben abordar las embarcaciones en la Bahía de Santa Marta para realizar un paseo por el mar Caribe.

Y la razón es porque el muelle provisional que se había habilitado tuvo que ser retirado debido a la imprudencia de algunos niños y jóvenes que habían convertido esa área en un punto para extraer monedas del fondo marino. El riesgo de accidentes se acrecentaba con la afluencia de turistas que de manera voluntaria lanzaban monedas al mar.

En la actualidad no hay un embarcadero decente como lo amerita una ciudad con vocación turística y el llamado que hacen los lancheros y prestadores de servicios náuticos es a que sea habilitado un muelle bajo la custodia de la Dirección General Marítima (Dimar).

Son varios los visitantes que llegan a recorrer La Marina y caminan la playa de la Bahía, mientras algunos se motivan a realizar el recorrido en las lanchas para así contemplar de cerca el movimiento portuario, la zona donde los pescadores realizan sus faenas, admirar El Morro e ir mar adentro muy cerca del Parque Natural Tayrona.

Según Jhoban Mattos, quien labora en la franja de mar contigua a La Marina, gracias a las autoridades marítimas fue instalada una demarcación con boyas amarillas que garantizan una mayor seguridad a los bañistas. Dijo que a diario llegan familias y grupos de turistas con el interés de hacer un recorrido por el mar a bordo de las lanchas y allí se les ofrece el servicio con todos los protocolos de bioseguridad que exige la pandemia actual.

“A cada persona se le toman sus datos personales, se les exige el uso del tapabocas y se les desinfecta con alcohol. Una vez tenemos el aforo de 12 pasajeros la lancha sale a recorrer la hermosa Bahía de Santa Marta, llegando al puerto de los pescadores en donde observan las faenas como también el cargue y descargue de los contenedores. Luego salen hacia mar abierto a conocer el nacimiento del Parque Tayrona y de regreso pasamos por la zona del Batallón, Los Cocos y La Marina en donde pueden apreciar los yates y veleros”, explicó Mattos.

Comentó además que el recorrido tarda una hora, tiempo en que los turistas viven una experiencia muy fascinante al navegar por el mar e inclusive muchos logran captar o grabar la panorámica de Santa Marta.

“A nosotros nos gustaría disponer acá de un muelle como el que existe en El Rodadero porque eso ayudaría a mejorar la oferta de servicios a los turistas”, recalcó.

La gran mayoría de turistas que hacen el recorrido por el mar de Santa Marta quedan fascinados porque es solo un ‘abrebocas’ a todas las demás experiencias que pueden descubrir visitando los diferentes balnearios como Playa Blanca, Inca Inca, Playa Grande, Playa Cristal, entre otros.

Notas Relacionadas