Destrucción en Taganga

El aguacero que inició desde las 12 del mediodía del lunes y se prolongó hasta altas horas de la noche en diferentes puntos de la ciudad, inundó más de medio centenar de barrios, entre ellos, Pescaíto, el Centro Histórico, Gaira, sin embargo, uno de los lugares que reportó mayores afectaciones fue el Corregimiento de Taganga. 

Y es que, en el sector turístico, el aguacero causó el desbordamiento de las quebradas Dumbira y Biyuca, las cuales ocasionaron daños en los restaurantes ubicados sobre el malecón llevándose sillas, mesas y demás utensilios que fueron arrastrados por las corrientes de los arroyos. Además, se presentaron daños en viviendas.

Así lo confirmó el coronel Karlotz Omaña García, director de Defensa Civil seccional Magdalena, quien informó que “nuestros voluntarios están atendiendo y prestando acompañamiento a las familias afectadas por el desbordamiento de las quebradas Dumbira y Biyuca, por el momento son 50 familias por inundación, afectación en muebles y enseres”.

DICE LA COMUNIDAD 

Una vez comienzan las lluvias en la capital del Magdalena, los ciudadanos samarios, aseguran que a pesar de alegrarse por lo que representa esto para que descienda la temperatura, los aguaceros generan también un dolor de cabeza por los diferentes problemas como inundaciones, aguas residuales, el mal desagüe en las calles, entre otros.

Bayron Nieto, quien trabaja como domiciliario, afirma que “el tiempo que demoró la lluvia fue el suficiente para que las calles de Santa Marta quedaran convertidas en un río, creo que es importante que las autoridades le pongan atención a esta situación”.

Asimismo, el taxista Jaime Agudelo, manifestó, que “las calles de la ciudad se vuelven un río, por eso cuando llueve nos toca paralizar el trabajo por miedo a quedar varados. La calle 22, Pescaíto y muchos otros sectores quedan intransitables”.

Notas Relacionadas