Colombia tiene su propia variante del Covid, se llama ‘Mu’

Colombia tiene su propia variante del coronavirus, la cual fue la responsable del tercer pico de la pandemia que dejó más de 20 mil muertos a causa de la mortal enfermedad. Así lo confirmó ayer la Organización Mundial de la Salud, OMS. 

Se trata de la variante B1.621 identificada y caracterizada por primera vez en Colombia la cual fue clasificada como variante de interés por parte de la OMS bajo la denominación Mu (μ letra del alfabeto griego)

Dicha variante que fue analizada y reportada por el grupo de genómica del Instituto Nacional de Salud (INS) en enero, está emparentada con el linaje B.1 que circula tradicionalmente en el país desde el inicio de la pandemia y tiene tres mutaciones de interés en la proteína S del virus, que se conoce como proteína Spike, por lo que fue siempre objeto de especial seguimiento y observación por los investigadores del INS.

Ese interés de los expertos y sus hallazgos acaban de ser confirmados nuevamente porque al ser definida por la OMS como variante de interés mundial, significa que su presencia está asociada a características como alta transmisibilidad.

Para la OMS una variante de interés tiene una menor neutralización por parte de los anticuerpos que deja una infección anterior, o la vacunación, y puede aumentar proporcionalmente los casos en una región.

Fue en  julio, cuando la B.1 comenzó a existir bajo la denominación B.1.621 y es mediante análisis filogenéticos y evolutivos realizados por el INS, que se logra su plena caracterización y se observa su rápida dispersión por los distintos departamentos de país. Tanto así que la B.1621 es, junto con otras circunstancias propicias que aumentaron la interacción social, la responsable de que el país viviera un tercer pico de la pandemia con una gran número de contagios, muy superior a los anteriores.

Para la directora general del INS, Martha Ospina, el anuncio hecho por parte de la Organización Mundial de la Salud, OMS, de clasificar la variante B.1.621 como un linaje de interés para el mundo, confirma la calidad técnica de los análisis de vigilancia genómica hechos por el país.

“Este aporte científico nos confirma varias cosas, que la estrategia de vigilancia genómica definida por Colombia funciona y que gracias a la rigurosidad de nuestros análisis, el país genera evidencia útil y práctica para tomar decisiones en medio de la pandemia”, concluyó la directora del INS.

EL TRABAJO DEL INS 

El Instituto Nacional de Salud inició la vigilancia genómica intensificada del virus SARS-CoV-2 en el país desde el comienzo de la pandemia y trece meses después, en el mes de abril de este año, solicitó a los administradores de la ‘Plataforma Pangolín’, la codificación y asignación de un nombre para las secuencias provenientes del linaje B.1 en las que se observaban las mutaciones de interés y que hoy ha pasado a ser la variante de interés Mu (B.1.621).

El sistema de clasificación de los linajes del SARS-CoV-2 conocido como ‘Pangolín’, es un algoritmo propuesto por virólogos de mucho reconocimiento mundial y fue diseñado para la asignación filogenética de los distintos linajes detectados en la pandemia. Lo que hace ese sistema es unificar y universalizar un nombre exclusivo. Luego se realiza la clasificación como de interés o preocupación, por las autoridades en salud internacionales, que es precisamente lo que acaba de suceder con Mu.

Notas Relacionadas