DIM tiene el Rivaldo colombiano

323

Rivaldo Correa Firmó contrato por un año con opción de compra. La intención es proyectarlo y valorizarlo, pues seguramente hará parte de la próxima Sub-20 de Colombia.

 

El atacante Rivaldo Antonio Correa nació el 7 de septiembre de 1999 en Santa Marta, capital del Magdalena. Mide 1,85 metros y pesa 79 kilos.

 

Tiene 18 años, es samario, goleador nato y por sugerencia de su tío Jan Correa sus padres le pusieron el mismo nombre de un campeón mundial brasileño.

Se trata de Rivaldo Antonio Correa Barbosa, el jugador más joven del ataque -y quizás del equipo- que armó el Medellín para la temporada 2018. Aunque le tocará alternar con los experimentados Germán Cano, Leonardo Castro y Juan Fernando Caicedo, dice con convicción que trabajará duro para sumar minutos, en una competencia “sana y en un equipo donde reina el compañerismo y el buen ambiente”.

Su historia en Antioquia es sencilla. Un día, un entrenador del club Estudiantil lo vio actuar en un torneo infantil en Cartagena y les comentó a los directivos que había un niño interesante y talentoso para mirar. Lo invitaron a que viniera a probarse a Medellín, hablaron con sus padres.

Ellos aceptaron y jugó el Ponyfútbol con Fátima, pero regresó a Santa Marta, donde integró una Selección de Magdalena. Un año después estaba de regreso a la Capital del Montaña: “Yo quería ser futbolista profesional y aquí tenía más oportunidades”.

Su formación deportiva ha sido en el club Estudiantil de Medellín, con el que fue máximo artillero en el torneo juvenil de la Liga Antioqueña de Fútbol en 2016 con 23 goles.

 

Atrás quedaron sus amigos y seres queridos en los barrios Curinca y Manzanares, donde habitaban sus papás, en los que pasó la infancia. En Medellín lo ubicaron en la casa-hogar del club y en los primeros años le tocó compartir con Róger Martínez (hoy en día en el Villarreal) y Edward Bolaños (Rayo Vallecano de tercera división), entre otros.

 

EL SALTO DEFINITIVO

A la par con el deporte se graduó de bachiller y fue llamado a la Selección Antioquia. “Ese fue un honor y una felicidad inmensa, quedamos campeones dos veces y en ambas fui goleador”

Ese fue el trampolín para que el semestre pasado Rionegro le abriera un puesto. Estudiantil lo prestó por seis meses y aunque no tuvo mucha continuidad, se hizo sentir. Allí marcó su primer gol como profesional en el triunfo 2-1 sobre Santa Fe, en una jornada de inspiración, pues también le cometieron un penalti. Choronta Restrepo y Camilo Pérez, además del técnico Diego Umaña, reconocieron su aporte ante el líder.

Luego de esta actuación su nombre volvió a sonar con fuerza y el DIM lo fichó. Firmó contrato por un año con opción de compra. La intención es proyectarlo y valorizarlo, pues seguramente hará parte de la próxima Sub-20 de Colombia.

“Estar en el Medellín representa una gran felicidad y un paso hacia mi futuro en el que sueño estar en las selecciones nacionales y más tarde ir al fútbol de Europa”, expresa el Rivaldo colombiano que también hace goles, lee libros de fútbol, disfruta de la champeta, la salsa y el reguetón, y que constantemente repasa videos del brasileño que inspiró a su familia para ponerle el nombre de un ídolo mundial.

 

TIENE VARIOS TROFEOS DE GOLEADOR

El atacante Rivaldo Antonio Correa nació el 7 de septiembre de 1999 en Santa Marta, capital del Magdalena. Mide 1,85 metros y pesa 79 kilos.

Su formación deportiva ha sido en el club Estudiantil de Medellín, con el que fue máximo artillero en el torneo juvenil de la Liga Antioqueña de Fútbol en 2016 con 23 goles. Ese mismo año recibió el Botín de Oro en el Torneo Nacional Interclubes con 52 tantos. Redondeó la temporada en el Campeonato juvenil de la Difútbol con el título y el trofeo de máximo artillero (15 goles).

El año pasado repitió la misma faena con el combinado antioqueño, esta vez con 22 dianas. Espera convocatorias de la Sub-20 de Colombia.

 

También podría gustarte