Variante Mu de origen colombiano inquieta pero no asusta: OMS

Como cualquier otra variante del SARS-CoV-2 responsable del covid-19 suelen mutar con el tiempo, que la Organización Mundial de la Salud (OMS) haya clasificado a la colombiana Mu como de interés, movió las alarmas sanitarias dentro y fuera del país. 

Colombia se encuentra en una meseta epidemiológica comienzos de agosto, tras registrar en junio las más altas cifras de toda la pandemia, con casos diarios superiores a 25 mil y un promedio de decesos por el coronavirus de 600. Las cifras más altas fueron 33.359 nuevos contagios el 26 de junio, mientras que cinco días antes los fallecimientos informados alcanzaron los 754 mil.

Con la acelerada vacunación, el país comenzó a evidenciar que desde el pasado 1 de agosto, las infecciones empezaron a tener un sostenido descenso, al igual que los decesos. De esta forma se bajó de la barrera de los 10 mil y 280, respectivamente para, actualmente, más de un mes después, tener dichos guarismos por debajo de los 2 mil nuevos casos diarios y el centenar de fallecidos.

Tanto las autoridades sanitarias locales como la OMS informaron esta semana de la existencia de una variante colombiana, que está bajo la lupa científica y la cual habría podido ser la responsable de los altos índices verificados durante la tercera ola que enfrentó Colombia a mediados de año.

Por lo pronto la colombiana Mu se mantiene bajo el rótulo de ‘interés’ y parece no haber indicios de que pase a ‘preocupación’. Esto es lo que se sabe de ella:

  1. Origen:  La mutación Mu se detectó por primera vez en Colombia el pasado enero y más tarde en otros países sudamericanos y en Europa. “Desde su primera detección en Colombia en enero de 2021, se han producido algunos reportes esporádicos de casos de variante Mu y se han notificado algunos brotes más grandes en otros países sudamericanos y en Europa”, dijo esta semana la OMS. No se aclaró, pero se presume que es la misma que en junio se detectó en algunos estados de Brasil donde tuvieron lugar partidos de la Copa América. En su momento se informó que de los 179 positivos covid detectados, 36 correspondieron a jugadores, varios de ellos colombianos al igual que algunos miembros de la delegación. El Instituto Adolfo Lutz de Sao Paulo confirmó, en ese entonces, que la variante encontrada en los test realizados en Mato Grosso se originó en Colombia, y que ya había trascendido otras fronteras de la región e inclusive llegado a Europa.
  2. ¿En dónde está?: Según el reporte de la rectora sanitaria global además de Colombia donde tiene una prevalencia actual del 39%, está presente y aumentando en Ecuador (13%). Desde que fue detectada también se han encontrado casos en otros 37 países de América del Sur y de Europa. Sin embargo, la OMS indicó esta semana que la prevalencia global de Mu entre los casos secuenciados está por debajo del 0,1%, pero advirtió que esta prevalencia se ha de “interpretar considerando las capacidades de secuenciación y la velocidad de intercambio de las secuencias, que varían de un país a otro”.
  3. ¿Qué tan contagiosa?: Aunque se encuentra en secuenciación y estudio, tanto la OMS como el Instituto Nacional de Salud coinciden en señalar que no se extiende tan rápidamente como la variante Delta. Sin embargo, la epidemiología de Mu, especialmente en Sudamérica está bajo monitoreo constante para detectar no sólo posibles nuevas mutaciones sino la incidencia que puede tener en la co-circulación con Delta. Se cree que en Colombia Mu fue, junto con otros factores, la responsable de que el país viviera el tercer pico de la pandemia que, como reseñamos, tuvo un número de contagios muy superior a las anteriores. Lo único que por ahora se conoce es que sus características apuntan a que tiene una alta transmisibilidad.
  4. ¿Resistente a vacunas?: Una de las condiciones por lo que la colombiana Mu fue catalogada como variante de ‘interés’ es porque debe también determinarse qué tan efectivas pueden resultar las vacunas ante sus constantes transformaciones. Por lo pronto la OMS ha explicado que podría mutar tan rápido que eventualmente puede evadir los anticuerpos que crean las vacunas. “La variante Mu tiene una constelación de mutaciones que indican propiedades potenciales de escape inmunológico”, afirmó el organismo en su reporte semanal.
  5. Al listado de interés: Ante la consabida mutación del virus, maximizada por la reanudación de viajes y contacto social en el mundo, es previsible la aparición de nuevas variantes y de allí la estricta vigilancia sanitaria global. Cuando la OMS decide incluir alguna de ellas en la clasificación de ‘interés’ es porque implican un “riesgo emergente para la salud pública mundial” y que se ha demostrado que tienen una transmisión significativa. Sin embargo, son una categoría de riesgo más baja que las que están en la lista de variantes de preocupación, donde se catalogan las más infecciosas. Actualmente hay cuatro de ellas: Alfa, hallada inicialmente en el Reino Unido y presente en 193 países; Beta, localizada inicialmente en Sudáfrica y notificada en 141 países; Gamma, descubierta en Brasil y notificada en 91 países; y Delta, encontrada inicialmente en la India y presente en 170 países. La colombiana Mu (cuyo linaje es B.1.621) está en el primer listado junto a Lambda, Iota o Kappa; descubiertas inicialmente en Perú, Estados Unidos e India, respectivamente.
  6. Vigilancia estricta: Por lo anteriormente expuesto y con base en la evidencia científica la variante Mu está bajo seguimiento constante de las autoridades sanitarias. Jairo Méndez Rico, asesor en enfermedades virales emergentes de la Organización Panamericana de la Salud, explicó esta semana que “aún no hay evidencia sólida” para determinar qué tan contagiosa es o la afectación que tiene en los anticuerpos, por lo cual “se debe mantener su seguimiento”. Agrega que, por ahora, “Mu no supone ningún cambio o amenaza en particular. Ha estado circulando al menos desde enero, en diferentes países, y la transmisión comunitaria sigue siendo esporádica”.
  7. Otras bajo la lupa: Actualmente están bajo la lupa sanitaria otras cinco variantes, entre ellas la denominada “C.1.2”, detectada el pasado mayo en Sudáfrica y de la que se ha podido concluir no se extiende tan rápidamente.  Los científicos de ese país la siguen de cerca su evolución e impacto. Por lo pronto no está catalogada en ninguna de las clasificaciones de la Organización Mundial de la Salud, pero al igual que la colombiana Mu, se busca determinar su relación en la circulación con la altamente contagiosa Delta, la que hoy predomina en el mundo.
Notas Relacionadas