‘Se sabía que se caía’

La decisión de la Corte Constitucional de tumbar la cadena perpetua en Colombia para violadores de niños causó controversia en quienes consideran que con ello se puso por encima de los derechos de los niños, quienes son víctimas de abuso sexual, el de los victimarios. 

Sin embargo, expertos en el tema consideran que era imposible que esta ley se instaurara en el país porque va en contra de la Constitución.

En entrevista con La FM, el abogado penalista Francisco Bernate dijo que no le causó sorpresa la decisión del alto tribunal porque “durante 30 años la Corte ha sostenido que la prisión perpetua no es compatible con nuestro modelo constitucional, más bien me siento sorprendido de que haya tres magistrados que en Colombia crean que es admisible la prisión perpetua”.

Hizo énfasis en que desde el primer día que se conoció el proyecto de ley “se sabía que no iba a prosperar” y afirmó que, en vez de culpar a los magistrados, se debe señalar al Gobierno de Iván Duque por promover una ley que era consciente que no iba a prosperar.

“Me da la impresión que lo que hubo fue un uso electorero de los niños para promover una medida a sabiendas que íbamos a llegar a este punto, eso es irresponsable y censurable (…) Quien le falló al país fue el Gobierno Nacional y el Ministerio de Justicia promoviendo un proyecto de ley que iba en contra de la Constitución”, reprochó Bernate.

El también presidente del Colegio de Abogados Penalistas de Colombia explicó que la única forma de que la cadena perpetua sea una realidad en Colombia es a través de una Asamblea Constituyente que cambie la Constitución, promulgada en 1991.

“Si van a insistir en eso, el único camino sería una Asamblea Constituyente para tener una nueva Constitución y además deberá retirarse Colombia del sistema Interamericano de Protección de derechos humanos”, agregó.

Finalmente indicó que esa medida no procede en el alto tribunal y señaló que lo más grave es que con eso ponían a los niños en peligro porque, a su juicio, esta ley permitiría inferir que daría lo mismo violar a un niño que matarlo.

Notas Relacionadas