‘Refugio animal móvil’ despierta la solidaridad

Varios perros deambulan las calles céntricas e incluso se pasean por el Camellón de la Bahía. /KATHERIN SANTAMARÍA

Hay perros de la calle que no tienen dolientes, se la pasan deambulando por allí esperando la mano amiga de un buen samaritano que les brinde alimento y amor. 

POR 
EDGAR 
TATIS GUERRA 

Algunos perros sin dueño que recorren los distintos sectores de Santa Marta sin rumbo determinado podrían ser adoptados y rescatados de la calle por parte de una pareja de animalistas que por estos días se encuentran en esta ciudad.

Se trata de Rosario, una pastusa que decidió junto a su compañero Alex, emprender un recorrido por varias ciudades del país a bordo de una casita construida en madera a la que bautizaron ‘Refugio sobre ruedas’ porque es remolcada por una motocicleta. Dicha casita es un albergue rodante en donde algunos perros reciben el cuidado, alimentos y el cariño especial de esta pareja.

Aunque solo están de paso por Santa Marta y muy pronto continuarán su itinerario hacia La Guajira, tanto Rosario como su compañero paisa, han despertado una gran sensibilidad y solidaridad hacia los animales que deambulan por lugares públicos e incluso en cercanías a las playas.

Rosario explicó que a bordo del albergue móvil llevan canes rescatados en las ciudades que han ido visitando desde Pasto, Ipiales, El Copey, Barranquilla, Tasajera y por supuesto de Santa Marta. A todos se les han aplicado un esquema de vacunación y han sido desparasitados en veterinarias gracias a la colaboración de personas de buen corazón que directamente subsidiaron esos costos.

“Nosotros iniciamos esta aventura haciendo un llamado a la protección de los animales, pero también a la naturaleza para que no sigamos destruyendo el planeta que todos habitamos. A estos perritos rescatados les damos alimento concentrado como también una pastilla para que no les caiga garrapatas e incluso vitaminas porque algunos estaban muy desnutridos”, explicó Rosario.

Por su parte Alex recordó que el Gobierno dispone de recursos económicos para el bienestar de los animales, y que se cuente con perreras o sitios en donde ellos puedan estar protegidos. “Estos perritos que hemos rescatado estaban muy afectados, llenos de pulgas y garrapatas, pero ahora están bajo nuestro cuidado”, recalcó.

Vale mencionar que el albergue animal rodante no solo es una novedad, sino que al mismo tiempo permitió visibilizar una problemática terrible que padecen cientos de animales en condición de calle ya que no cuentan con un cuidador, un amo o un padrino que les brinde la protección y amor que se merecen.

Y precisamente la colega Rosa Camargo del equipo de RADIO HOY el viernes emitió una entrevista en vídeo a la pareja de animalistas que por estos días visitan a Santa Marta. Me llamó mucho la atención y eso decidí visibilizar a través de las páginas impresas de HOY DIARIO DEL MAGDALENA.

Y lo hago porque vino a mi memoria aquella trágica información que circuló hace muy poco tiempo (9 de agosto) y que daba cuenta de más de 8 docenas de gatos que aparecieron muertos en el otrora Polideportivo de Santa Marta, se dijo que la posible causa fue que les dieron comida con veneno, pero después un grupo de animalistas constató que la causa probable fue una virosis.

Veneno o virosis: ambas palabras empiezan con ‘v’ de víctimas, pero también de ‘vergüenza’. Ese episodio pudo también haber sido una ‘venganza’ a cargo de algunas personas desadaptadas e insensibles a tantos animalitos expuestos, inocentes y tiernos.

En su momento, Paola de Cristo quien dirige la Fundación Garritas de Amor, se pronunció a través de sus redes sociales para llamar la atención a las autoridades y a la misma sociedad samaria para frenar la mortandad a los indefensos gatos que habitan en una casa refugio, construida en el antiguo ‘Poli de la 22’.

La conservacionista pudo salvar a 43 gatos que fueron trasladados en mal estado a veterinarias de la ciudad que se ofrecieron a brindarle asistencia gratuita y en donde se recuperan.

Con la cruel noticia que se multiplicó como la verdolaga a través de las redes sociales quedó en entredicho el destino turístico de Santa Marta lo que motivó a la Secretaría de Gobierno Distrital a constatar la situación. “Los exámenes preliminares han arrojado que estos gatos padecen de una enfermedad que se llama Sida Felino, la cual los estaría llevando a la muerte”, aseguró Marcelino K’David, jefe de la cartera de Gobierno.

Días después se adoptó una intensa campaña de sensibilización en sitios estratégicos de Santa Marta resaltando que los animales son seres sintientes que merecen un buen trato, también jornadas gratuitas de esterilización canina y felina.

A pesar de los esfuerzos gubernamentales, la problemática por el abandono de canes no cesa y es habitual observar una manada de ellos detrás de la hembra en calor. Se les ve en los parques, plazas y sitios de interés turístico como el nuevo Camellón de la Bahía muy cerca al monumento al fundador Don Rodrigo de Bastidas y también rondando por la playa Los Cocos.

Hay perros de la calle que no tienen dolientes y tampoco un hogar, se la pasan deambulando por allí esperando la mano amiga de un buen samaritano que les brinde alimento y un poco de amor. Como ‘seres sintientes’, algunos canes andan prevenidos, sigilosos y esquivos porque no falta aquella persona insensata que les maltrate tirándoles piedras o agua para ahuyentarlos.

“Queremos dar ejemplo de vida, los canes son seres indefensos que requieren de nuestra ayuda por eso nació el Refugio sobre Ruedas, son muchos los peludos que están en las calles y merecen un hogar”, recalcó Alex. Los interesados en contribuir con ayudas en especie como concentrados, vitaminas o elementos de aseo para las mascotas pueden comunicarse al móvil 3203220273.

Notas Relacionadas