Empleados de la UIS dicen que los desórdenes al interior son graves

Al pronunciamiento del Consejo Académico de la UIS, que tomó medidas para frenar los excesos que están cometiendo estudiantes y personas ajenas a la institución dentro y fuera del campus, se unió la Asociación Sindical de Empleados Públicos de la Universidad Industrial de Santander.

Los miembros de esta agremiación denunciaron, ante la ciudadanía en general, “los graves acontecimientos vandálicos y la gran cantidad de hurtos que se han presentado últimamente en la sede principal de la UIS”.

También dieron a conocer los hechos de violencia en contra de los guardas de seguridad, pertenecientes a la empresa Tecniseg.

“Estas acciones vandálicas se han venido presentando desde cuando se desarrollaban las movilizaciones con motivo del paro nacional, pero se han incrementado en los últimos días”.

“El pasado 3 septiembre algunos desconocidos no obedecieron la determinación de la dirección de la universidad y -como no los dejaban entrar a la Institución- utilizaron la fuerza bruta y ante el reducido número de vigilantes contratados se metieron a la universidad a la fuerza”, expresaron.

“Denunciamos la crítica situación que están viviendo los compañeros que están actualmente vinculados como guardas de seguridad de esta empresa de vigilancia privada, quienes son presa fácil de los vándalos, a quienes cuando no se les permite el ingreso a la UIS, estos reaccionan golpeándolos con objetos contundentes o en ocasiones con armas cortopunzantes como ha ocurrido en episodios pasados. Estos compañeros trabajadores han sufrido heridas de consideración que atentan contra su integridad, sin que hasta la fecha haya existido un verdadero pronunciamiento por parte de las directivas de la Universidad en contra de estos comportamientos que nada tienen que ver con el buen y sano ambiente universitario”, revelaron.

“También declaramos que en varias oportunidades los compañeros guardas de seguridad son sacados de la Institución violentamente y perseguidos con armas tales como machetes, guayas y cadenas hasta varias cuadras a la redonda de la universidad”, añadieron.

“También denunciamos el ingreso a la fuerza de personas ajenas a la Universidad a vender y a consumir sustancias psicoactivas y bebidas embriagantes, y a realizar actos delictivos como los constantes robos de elementos de la Institución, poniendo en riesgo la seguridad de los miembros de la comunidad académica”, señalaron.

“Rechazamos todo lo que ha venido ocurriendo últimamente al interior de nuestra Institución. No es justo, pues todo esto se ha traducido en un ola de inseguridad que nos está afectando”, recalcaron.

Ante esta denuncia, el Consejo Académico de ese centro de educación superior dijo que “se han adoptado medidas para preservar la salud y favorecer el ejercicio del derecho a la educación bajo condiciones ambientales, sanitarias y sociales dentro y fuera del campus”.

“Como quiera que todo derecho conlleva deberes asociados con su ejercicio, instamos a los ciudadanos y a universitarios al cumplimiento de las disposiciones y los reglamentos internos que nos asisten como miembros de una comunidad, en particular, en cuanto se hace referencia a efectuar uso adecuado de los diferentes escenarios institucionales”, señalaron los miembros del citado Consejo.

/Colprensa

Notas Relacionadas