La narcofinanciación a Samper, una ‘novela’ política sin terminar

El país político lleva dos semanas durante las cuales se ha vuelto a poner de presente uno de los capítulos más vergonzosos de su historia, la financiación que dio el Cartel de Cali a la campaña presidencial de 1994 al liberal, Ernesto Samper. 

Como si fuera junio de 1994, el país, y en especial las nuevas generaciones, han vuelto a escuchar de viva de sus protagonistas los detalles que permitieron escuchar los llamados ‘narcocasetes’, en los cuales estaban los audios que comprometían a los hermanos narcotraficantes Gilberto y Miguel Rodríguez Orejuela en la entrega de miles de millones de pesos para financiar la campaña presidencial, en segunda vuelta, del liberal Ernesto Samper para que ganara al conservador Andrés Pastrana.

Y fue precisamente el propio Pastrana, quien al comparecer la semana pasada ante la Comisión de la Verdad, reveló una carta que habían entregado los excapos del Cartel de Cali, en donde reconocían que ellos entregaron dinero para que Samper ganara las elecciones de 1994 a cambio de no permitir que fueran extraditados a los Estados Unidos.

Sin embargo, el momento de mayor emotividad se tuvo esta semana, cuando los dos hermanos, supuestamente desde la cárcel que están en Estados Unidos, enviaron una carta el lunes, en donde sostienen que Pastrana también se benefició, por intermedio del dirigente político y hoy embajador de Colombia en Argentina, Álvaro Pava, de recibir plata para su campaña.

La carta, de la cual duda de su autenticidad el propio Pastrana, porque no tiene la firma de los dos condenados capos del narcotráfico, señala en su aparte final que “a finales del siglo pasado (1990-2000) tuvimos varios acercamientos con el doctor Álvaro Pava hijo a través de Alberto Giraldo, a raíz de las campañas presidenciales de 1994 y 1998 en las cuales usted participó y de la cual él (Álvaro Pava) era un alto directivo de su campaña. Como usted y las personas que nos conocen saben, somos liberales de hueso colorado, pero antes que todo somos demócratas. Por esta última razón ayudamos en los últimos 50 años del siglo pasado tanto a Liberales como a Conservadores. Su campaña no podría ser una excepción y de eso un testigo de excepción podría ser el doctor Álvaro Pava hijo”.

Incluso los Rodríguez le manifiestan que “la única manera en que usted podría decir que no lo sabe es que también haya sido a sus espaldas como en el caso hipotético del doctor Ernesto Samper. Doctor Pastrana, si usted cree que esto último es falso, y se siente agredido lo invitamos a que nos denuncie ante la autoridad que usted, en su conocimiento, crea que es la competente”.

Tras esa misiva, el que reaccionó de inmediato fue el propio expresidente Ernesto Samper Pizano, quien dijo estar sorprendido por lo denunciado por los hermanos Rodríguez Orejuela. “Estoy sorprendido por las explosivas declaraciones de los hermanos Rodríguez Orejuela sobre el comportamiento indigno del expresidente Andrés Pastrana al montar, como presidente de la República, un entrampamiento criminal contra Horacio Serpa y contra mí por denunciar los graves casos de corrupción de la época de Dragacol y Chambacú”, dijo Samper por medio de un comunicado.

Los casos de Dragacol y Chambacú, fueron dos situaciones de presuntas irregularidades en las cuales se comprometieron funcionarios de la administración de Andrés Pastrana.

En este nuevo capítulo de la narcopolítica del Cartel de Cali, incluso tomó participación el periodista Juan Carlos Pastrana, hermano del expresidente conservador, quien desde su cuenta de Twitter, se refirió de manera muy mordaz contra Samper Pizano.

“Que Andrés Pastrana les pidió una carta para que Horacio Serpa no hiciera oposición post-mortem a un gobierno que concluyó hace casi 20 años, dicen hoy los Rodríguez Orejuela” y “Alfonso Gómez Méndez, el fiscal socio de Samper, no encontró cheques para la campaña de Pastrana entre los 37.000 cheques del cartel que tiene en su poder. Si los Rodríguez Orejuela le dieron plata a Andrés Pastrana que lo digan sin rodeos”, fueron algunos de los trinos del periodista Pastrana.

El expresidente Pastrana también expidió un comunicado de diez puntos, en donde resaltó que su campaña fue investigada y no encontraron financiación ilegal alguna. En primer lugar asegura que la carta, que no contiene firmas, no desmiente ninguna de las afirmaciones contenidas en el documento que él presentó ante la Comisión de la Verdad, por lo que se demuestra que Ernesto Samper sí sabía que su campaña fue financiada por el Cartel de Cali.

“De manera clara la comunicación ratifica que Ernesto Samper fue interlocutor de los Rodríguez Orejuela”. Indicó.

El expresidente aseguró que los escándalos de Chambacú y Dragacol, que los hermanos Rodríguez en su carta vinculan con un supuesto chantaje para obligarlos a declarar contra Samper, ya fueron investigados y juzgados por la justicia de Colombia sin que a él se le hubiere involucrado.

También manifestó que en 1994 diferentes representantes del Gobierno de Samper investigaron su campaña electoral respecto a si tenía dineros que provinieran del narcotráfico, la investigación que duro dos años no encontró ninguna culpabilidad hacia Pastrana.

“Mi campaña en 1994 fue manejada de la manera más pulcra por Luis Alberto Moreno, Hernán Beltz y Claudia de Francisco, sobre quienes no cabe una sola duda sobre su honestidad y quienes jamás han estado investigados por vínculos con el narcotráfico”, afirmó el expresidente.

Recordó que en su mandato fueron extraditados más de 110 narcotraficantes, aunque los Rodríguez Orjuela en ese entonces no fueron extraditados por medidas que fueron estipuladas en el Gobierno de Samper, si estaban presos por ese mismo delito en Colombia.

Por ahora éste nuevo capítulo de la novela política de la financiación del narcotráfico del Cartel de Cali parece que llegará hasta acá, porque no habría ninguna razón judicial para revivir esta denuncia./Colprensa 

Notas Relacionadas