América y deportivo Cali empataron en los cuartos de final de la Copa

Cuando todo hacía pensar que el Deportivo Cali se iba a quedar con el triunfo en el Pascual Guerrero este miércoles, por la ida de los cuartos de final de la Copa BetPlay, apareció Adrián Ramos para igualar el marcador y despertar a una afición dormida por el inminente triunfo azucarero.

El 2-2 fue justo por lo que hicieron ambos equipos en la cancha. El clásico resultó movido, las dos escuadras se olvidaron de sus penas en la Liga y protagonizaron un partido que regaló cuatro grandes emociones, dos por cada bando.

En el primer tiempo, mientras el Cali llegaba poco pero con claridad, América se arrimaba hasta el borde del área, pero le faltaba decisión para comprometer al arquero Guillermo de Amores.

A los 18 minutos Diego Novoa, portero rojo, salvó ante un remate claro dentro del área de Darwin Andrade, y a los 28 de nuevo el meta escarlata se lució con un derechazo de John Vásquez, que llevaba camino de gol.

Los azucareros encontraron el gol a los 29 minutos con un cabezazo de Hernán Menosse, luego de un tiro de esquina cobrado por Gastón Rodríguez.

América no se descompuso y siguió haciendo su fútbol ofensivo, gozando de una oportunidad a los 35 con un remate de Mauricio Gómez, que se fue cerca del horizontal, y tres minutos después un zurdazo de Déinner Quiñones, que también se desvió por milímetros.

A los 41 se produjo una jugada de penal para América; el arquero Guillermo de Amores sale a enfrentar a Adrián Ramos, el delantero cae y el árbitro Bismark Santiago decreta penal. El mismo afectado cobró, De Amores rechazó a medias, el balón dio en el horizontal y el rebote le cayó a Ramos que puso el 1-1.

En el segundo tiempo vinieron más emociones. Teófilo puso el 2-1 después de gran definición y eso le dio confianza al Cali e inseguridad al América.

Sin embargo, los rojos no renunciaron al ataque y con Emerson Batalla, Adrián Ramos y con Déinner Quiñones como surtidor de balones, siguieron llevando peligro a los predios verdiblancos.

Por mucho que insistía, América no encontraba el empate. Hasta que a dos minutos del final, cuando parecía ser derrota roja, apareció Adrián Ramos, el goleador.

El delantero tomó un balón desde fuera del área y sacó un potente remate que hizo inútil la estirada de Amores, para poner el 2-2.

Ahora todo se definirá en el estadio del Cali, la próxima semana, el clasificado a semifinales.

/Colprensa

Notas Relacionadas