Escándalo tumbó a la MinTic

El escándalo generado por el contrato otorgado a la Unión Temporal Centros Poblados por $ 1.07 billones para llevar internet a las escuelas públicas en las zonas rurales, provocó la renuncia de la ministra de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones, Karen Abudinen. 

La crisis se generó por la presentación por parte de Centros Poblados de garantías falsas y debido a la entrega de un anticipo de $ 70.000 millones a la empresa.

También tuvo que afrontar una moción de censura en la Cámara de Representantes en donde aseguró que la crisis se generó por un entramado criminal que quieren atentar contra el Estado.

Aseguró que se adelantaban las actuaciones necesarias para recuperar los $ 70.000 millones que se le habían adelantado a Centros Poblados.

Karen Abudinen había llegado al ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones tras desempeñarse como consejera presidencial y también había ocupado el cargo en el Instituto Colombianos de Bienestar Familiar.

Durante su permanencia en el ministerio ejecuto proyectos como son el dominio.co, Gobierno digital, talento digital y Colombia 4.0 entre otras iniciativas. Entre los proyectos que quedan en el tintero están las ayudas para el sector de las comunicaciones afectados por la pandemia del COVID-19 y la licitación para la entrega de frecuencias de internet 5G.

Aunque la ministra Abudinen, en la moción de censura a la que fue convocada en días pasados, aseguró que no renunciaría porque su tarea era aclarar la situación y desenredar este caso de corrupción, al parecer, tras la presión ciudadana y política por el caso abandonará el cargo.

“Quienes me piden la renuncia dicen que debo hacerme responsable políticamente de esa corrupción. Mi responsabilidad política en este momento consiste en destapar la corrupción dentro y fuera del Ministerio, como lo he venido haciendo”, mencionó Abudinen en ese momento en la plenaria del Congreso.

Además, la Procuraduría anunció una investigación contra la ministra para determinar las posibles responsabilidades disciplinarias en las que incurrió al otorgar el millonario anticipo.

Por si fuera poco, el martes se conoció la renuncia de Adriana Meza y Sandra Orjuela, respectivamente secretaria general y subdirectora de Gestión Contractual del Mintic. Ambas funcionarias lideraron las audiencias de adjudicación de las regiones A y B del proyecto Centros Digitales del Mintic a finales del año pasado.

Adriana Meza era reconocida por ser una persona de confianza de la ministra de las TIC, pues la acompañó como asesora de despacho en cargos como la dirección del ICBF y posteriormente en el Ministerio antes de ascender a la Secretaría General. También trabajó en la Alcaldía de Barranquilla.

Sandra Orjuela, por su parte, es una abogada que ha pasado por entidades como el Invías, la Contraloría General de la República y la Alcaldía de Barranquilla.

Meza es quien firmó la resolución de adjudicación el 9 de diciembre del año pasado. Orjuela fue quien la aprobó.

Estos sucesos que se han desarrollado en los últimos días acrecentaron los rumores de que Abudinen presentará su renuncia formal en la tarde de este jueves. Más aún cuando la balanza no parece estar a su favor en la votación de moción de censura que está próxima a realizarse.

Por ahora, la ministra no ha dado ningún tipo de declaraciones, pero, por supuesto, las reacciones en redes sociales no se hicieron esperar.

LA OPOSICIÓN CELEBRA

“Una victoria más de la bancada de oposición. Los recursos públicos son sagrados”, escribió la presidenta del movimiento Mais, Martha Peralta Epieyú.

La Senadora Sandra Ramírez también se pronunció y destacó el trabajo de la periodista Pola Herrera, quien destapó el escándalo con Centros Poblados.

“A la Ministra Karen Abudinen no la saca Iván Duque, la saca el peso de la rigurosa investigación que hizo @PaoHerreraC, y el trabajo de la bancada de oposición en la moción de censura. Los 70 mil millones tienen que aparecer y la conectividad en Colombia debe ser una realidad”.

Igualmente, la congresista Angélica Lozano también destacó la importancia del periodismo en destapar los escándalos de corrupción en el país.

Asimismo, Juan Manuel Galán, candidato presidencial por el Nuevo Liberalismo, destacó que la jefe de cartera “abusó del poder y tiene una responsabilidad política”.

La congresista Katherine Miranda, una de las más críticas del actuar de Abuniden durante la moción de censura, aseguró que van a continuar con el proceso y que, además, van a seguir ‘”destapando’ los casos de corrupción del actual Gobierno”.

“¡Lo logramos! ¡Así lo advertimos la semana pasada! ¡Ante las pruebas irrefutables la Ministra tuvo que renunciar!”, escribió.

¿Quién es Karen Abudinen?

Antes de llegar a la cartera de las TIC Abudinen fue alta consejera presidencial para las regiones y directora del ICBF. ¿Cuál es su experiencia?

La abogada fue directora del ICBF en el Gobierno Santos, secretaria de Educación en la alcaldía de Char y alta consejera para las regiones en el actual Gobierno.© Proporcionado por El Espectador La abogada fue directora del ICBF en el Gobierno Santos, secretaria de Educación en la alcaldía de Char y alta consejera para las regiones en el actual Gobierno.

Karen Abudinen llegó al Ministerio de las TIC a finales de abril de 2020, cuando el presidente Duque la escogió para reemplazar a la saliente ministra Sylvia Constaín.

Esa vez, el mandatario destacó su experiencia en el ámbito social y regional para concretar uno de los proyectos más importantes de su Gobierno: llevar internet y telefonía móvil a más de 3.000 localidades en áreas rurales.

¿Cuál ha sido su recorrido en el sector?

Abudinen es una abogada barranquillera que se inició como auxiliar en la Corte Constitucional y luego fue consultora del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) entre 2002 y 2008. Allí conoció al presidente Iván Duque, quien también se desempeñaba como consejero.

Posteriormente, trabajó en el Banco Mundial, desde donde se acercó al sector público con énfasis en América Latina y el Caribe. Pasados dos años, regresó a Colombia y dirigió la fundación Nu3, dedicada a la erradicación del hambre y la disminución de la pobreza.

Este cargo fue la plataforma que le permitió dar un salto a la Secretaría de Gestión Social de la capital del Atlántico, que en ese entonces dirigía la exalcaldesa y hoy gobernadora Elsa Noguera.

En 2014, Abudinen se fue al Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF) como directora de Primera Infancia. Luego, a principios de 2016, regresó a Barranquilla para asumir la Secretaría de Educación en la alcaldía de Alejandro Char.

En agosto de 2017 el entonces presidente Juan Manuel Santos la nombró directora del ICBF. La abogada permaneció en dicha entidad casi un año y posteriormente fue nombrada consejera presidencial para las Regiones en el Gobierno Duque. En noviembre de 2019 también asumió la consejería de Asuntos Políticos.

En abril de 2020, Sylvia Constaín renunció al Ministerio de las TIC en medio de controversias relacionadas con la firma del contrato del dominio .co (aquel que identifica a Colombia en internet) y luego de una accidentada subasta del espectro electromagnético.

Cuando se confirmó la salida de Constaín, Duque nombró a Karen Abudinen como ministra de las TIC. “Es una persona que tiene un gran sentido social desde la política pública”, afirmó el mandatario en ese momento.

La ministra prometió “trabajar sobre lo construido, pero también trabajar incansablemente por la equidad para conectar a Colombia y sus regiones, sobre todo en las zonas rurales”, según dijo en su cuenta de Twitter.

Actualmente, Abudinen está envuelta en un escándalo por la adjudicación de un millonario contrato a la unión temporal Centros Poblados, que se comprometió a conectar a más de 7.000 escuelas rurales a internet. La unión temporal recibió un anticipo por $70.000 millones y está en el ojo del huracán por haber presentado una garantía bancaria falsa para ganar la licitación.

Ministerio de las TIC: 17 ministros en 30 años

Luego de más de un mes en controversia y con la inminente salida del Gobierno de la ministra de la TIC, Karen Abudinen, finalmente se conoció que entregó su carta de renuncia al presidente de la República, Iván Duque. La jefe del gabinete saliente, que se posesionó hace poco más de un año enfrentaba un caos político por la acusación de un presunto favorecimiento con un anticipo a una empresa que debía ejecutar un contrato de conectividad en colegios.

La renuncia se da en medio de una alterada situación, pues hace tan solo tres días la Procuraduría anunció una investigación formal contra la ministra y para el 13 de septiembre estaba programado conocer el resultado de la moción de censura que el Congreso instaló contra la ministra.

Con su salida, Abudinen se convierte en la líder de cartera número 17 del Ministerio de las TIC, en el cual, desde 1991 hasta la fecha el tiempo promedio de un ministro en la cartera es de 1,9 años o de solo 21 meses. Cabe resaltar que desde 1976 hasta 2006 se llamaba Ministerio de las Comunicaciones y pasó a ser, en 2006, al de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones, gracias a la Ley 1341 sancionada por el expresidente Álvaro Uribe.

De esta información se conoció que, al parecer, varios líderes políticos del legislativo fueron los que presionaron para que la ministra renunciara, e incluso aseguran que pedían la salida de la ministra para que se aprobara positivamente la reforma tributaria que fue debatida desde el inicio de esta semana, ya que en medio de los debates el proceso de Abudinen fue muy mencionado, sobre todo, por la oposición que recordaba el tema de la presunta corrupción de la ministra saliente.

Aunque aún no se sabe quién será el próximo ministro, lo que sí sale a relucir es que la renuncia se presenta, específicamente, por el entramado de corrupción del que se la acusa, pues desde que fue nombrada el 5 de mayo de 2020, Abudinen siempre fue enfática en llevar a cabo el compromiso de conectar a Colombia hasta que se terminara el Gobierno de Iván Duque. Incluso, el mismo presidente defendió a Abudinen en medio de todo el caos político.

No obstante, para muchos la salida de Abudinen ya era casi un hecho, pues hace tan solo unos días la secretaria general de esa cartera, Adriana Meza Consuegra, y la subdirectora de Gestión Contractual, Sandra Orjuela, presentaron sus renuncias irrevocable a sus cargos, lo que dejaba ver que la renuncia de la ministra también podría llegar pronto.

EL PRÓXIMO MINISTRO

Quien llegue a ocupar la cartera, tendrá como primer reto: seguir con el compromiso de conectar a Colombia, pues aún hay una brecha digital muy amplia por cerrar, sobre todo, en las zonas rurales del país, en las que, tanto para la educación, como para el desarrollo de negocios agropecuarios, la conectividad es un obstáculo.

El segundo reto, y que tiene que ver con la coyuntura y también con la salida de Abudinen, será el de definir el futuro del contrato que busca llevar internet a más de 7.000 colegios públicos del país con un costo total de $1,07 billones, de los cuales siguen sin encontrarse $70.000 millones desembolsados como anticipo.

Adicionalmente, tendrá que hacer frente a la demanda que interpondrá la Unión Temporal Centros Poblados en contra de la Nación, luego de que la hoy exministra, Karen Abudinen, ordenará la caducidad de dicho contrato. Por ahora se conoce que este Ministerio estaría trabajando de la mano con la Agencia Nacional de Defensa Jurídica del Estado para preparar la defensa del caso.

En paralelo, el apoderado legal de la unión temporal, Jorge Pino Ricci, aseguró que “la demanda contenciosa en primer término lo que busca es la declaratoria de nulidad del acto administrativo mediante el cual se declaró la caducidad, esa es la idea principal. Pero la declaratoria de caducidad genera la terminación de los contratos en ejecución y adicionalmente una inhabilidad para celebrar contratos por cinco años”.

Ricci no aclaró por cuánto monto sería la demanda, la cual se presentará siempre y cuando el Juzgado Civil de Barranquilla decida declarar improcedente la acción de tutela.

“Los integrantes de la Unión Temporal tienen contratos por $8 billones con el Estado, no pueden demandar por ese monto, pero sí por la utilidad que hubieran recibido si hubieran ejecutado esos contratos. Entonces presentaremos una demanda de nulidad y una indemnización por perjuicios”, dijo el abogado.

COLPRENSA

Notas Relacionadas