En la Casa de la Selección se vive una fiesta

En Barranquilla, el ambiente no es el mismo cuando juega la Selección Colombia y este jueves no es la excepción. El viento fresco ondea más fuerte las banderas en los ventanales, los aficionados lucen la camiseta amarilla con orgullo y la música anima desde temprano alrededor del estadio Metropolitano Roberto Meléndez.

La capital del Atlántico cumple su papel como ‘Casa de la Selección’ y los ciudadanos, aunque prudentes con el marcador, confían en una victoria del equipo. Sin embargo, aseguran que no será fácil, teniendo al frente a la Chile de Arturo Vidal.

Así como los hinchas de la ‘tricolor’, el sector empresarial es optimista con el incremento de los ingresos o ganancias en las diferentes actividades económicas que dependen de un evento internacional, en este caso correspondiente a las Eliminatorias sudamericanas al Mundial de Catar 2022.

En dicho sector está incluida la Asociación Hotelera y Turística de Colombia (Cotelco), que tiene una perspectiva de tener cerca de un 70 por ciento u 80 por ciento de ocupación en los 34 hoteles agremiados de la ciudad, según indicó su presidente en Atlántico, Mario Muvdi.

“Esperamos que sigan creciendo las reservas, de acuerdo a la consecución de boletas, y la gente que viene de último momento, sobre todo los que tienen abonos, los que viven cerca de la ciudad y puedan tomar la decisión de venir”, dijo.

Muvdi agregó que un factor clave esta vez es el aumento al 50 por ciento del aforo en el estadio Metropolitano, que fue autorizado por el Ministerio de Salud. Además, sostuvo que, antes de este partido, la ocupación estaba en un 50 por ciento con el acumulado de dos meses.

“La mayoría de usuarios son nacionales, también se esperan las personas que vengan de Chile, los que acompañan a los jugadores, los familiares, los periodistas, los que aprovechan para conocer la ciudad”, detalló Muvdi.

Para el presidente de Cotelco Atlántico, la recuperación económica en este sector tras los momentos más difíciles de la pandemia va “lenta, pero segura”. Y consideró que, si en un día normal las ventas rondan por los 2.000 millones de pesos, en un día de partido llegan a los 5.000 millones.

Notas Relacionadas