Vuelve y juega, otra vez explosivos para la policía

comentarios, miradas desorientadas y gritos se percibían la tarde de ayer, en inmediaciones de la avenida Demetrio Mendoza, frente al barrio Prados del Este y la glorieta de El Escobal, minutos después de que se escuchara la fuerte explosión de un artefacto explosivo que causó la muerte de una mujer y dejó a cuatro patrulleros de la Seccional de Tránsito y Transporte y a otra mujer heridos.

“Corra, apártese que están diciendo que puede haber otra explosión. Esa señora quedó muerta de inmediato, está muy fea la situación”, dijo un transeúnte mientras salía del anillo de seguridad que tenía la Policía, alrededor de la glorieta que comunica con el barrio El Escobal.

El sonido de las sirenas que anunciaban la llegada de ambulancias y de patrullas de la Policía Metropolitana de Cúcuta mantenían expectantes a curiosos y vecinos aterrados por presenciar un nuevo atentado. En los últimos nueve días, la Policía ha sido atacada con explosivos en dos ocasiones.

La detonación de la tarde de ayer estaba dirigida a las unidades de la Seccional de Tránsito y Transporte que a diario adelantan puestos de control en este sector.

El general Óscar Moreno, comandante de la Policía en Cúcuta, aseguró que avanzan en las pesquisas para detectar algunas similitudes del reciente atentado con el que se registró el lunes 30 de agosto, en el comando del Segundo Distrito, en la ciudadela Juan Atalaya.

“Dejaron un explosivo debajo de unos escombros y de basura y luego lo activaron”, dijo el oficial.

Así sucedió en el comando de Atalaya, cuando un hombre se sentó en una de las bancas que están ubicadas en el lugar y dejó el explosivo para luego activarlo de manera temporizada. Justo en frente del lugar donde fue instalado el explosivo, había un grupo de uniformados formando para salir a cumplir con su labor. Allí, 14 personas resultaron heridas, entre estas, dos civiles.

La reciente explosión

Ayer, cuando el reloj marcaba las 5:40 de la tarde, la explosión de este artefacto le causó la muerte a Elizabeth Niebles Martínez de 53 años, oriunda del Cesar, quien caminaba desprevenida por el lugar.

Asimismo, María Angélica Celis Lizcano, también civil, resultó herida por la onda explosiva. Las patrulleras Jessica Carolina Franco y Yennifer Maldonado Sánchez tuvieron heridas en el cuello y la pierna izquierda, al parecer, sin gravedad.

Los patrulleros Jhon Barrios Martínez y Jonathan Eslava Mateus quedaron aturdidos.

“Es un acto terrorista y estamos trabajando para capturar a estos delincuentes”, dijo el general Moreno.

Explosiones y desplazamientos

La alteración del orden público en las zonas urbanas y rural de Cúcuta parece no tener control. Desde el 30 de agosto, cuando ocurrió el primer atentado contra la Policía, en la ciudadela Juan Atalaya, el temor y las amenazas son constantes tanto para la Fuerza Pública, como para la población civil.

Además de los atentados, la amenaza de hombres armados en la zona rural de Cúcuta, en el sector Pacolandia de Banco de Arena, amplían el miedo en esta zona del país, que demanda mayor atención de las autoridades.

La tarde del miércoles, varias familias tuvieron que salir desplazadas de este lugar para evitar correr el riesgo de ser atacadas a bala por los grupos armados ilegales que imponen su ley en este lugar.

/Colprensa

Notas Relacionadas