Nuevo escándalo

A la crisis desatada por la renunciada ministra Karen Abudinen se suma un nuevo escándalo de corrupción que comienza a tomar fuerza y que tendría que sortear el nuevo ministro o ministra. Se trata de un posible caso de irregularidades en contrataciones de licitaciones de la empresa 4-72, firma vinculada a dicha cartera. 

Este nuevo hecho fue denunciado por el ex vicepresidente, Germán Vargas Lleras, hubo una presunta colusión para unas licitaciones que se abrieron este año. Lo grave es que la Veeduría de Control advirtió sobre ello, pero nadie en el Ministerio hizo algo para detenerlo, dice el excandidato presidencial.

Las licitaciones que se presentaron fueron para los contratos de transporte para las ocho regionales de la empresa y una adicional para la ruta nacional. Ahí lo que llamó la atención fue que la firma postal adjudicó cinco de estos contratos; uno mediante licitación y cuatro más con invitación abreviada a las empresas que se presume están en colusión o cartel.

Las compañías beneficiadas en estos procesos fueron: Macroservicios Express, Megatransportes, Transportes Occidental, Transportes especializados del norte, E cargo, Serfletar y Camarca. A simple vista se podría decir que son empresas independientes, sin embargo, tienen varios hallazgos que, según el político, demuestran irregularidades.

Notas Relacionadas