Nueva York custodiada por aniversario del 11-S

Cuando hoy es la conmemoración de los 20 años de los atentados terroristas en EE.UU. la ciudad se prepara para rendir tributo a los caídos y permanece custodiada por decenas de policías y efectivos militares. 

En el Bajo Manhattan, el mismo lugar en donde hace dos décadas cayeron las imponentes Torres Gemelas tras ser atacadas por grupos terroristas, por lo menos una veintena de vehículos de la policía rodean la llamada Zona Cero.

Algunas vías fueron cerradas, barricadas se levantan en las calles para impedir el paso vehicular, ambulancias y camiones de bomberos se ubican estratégicamente en la zona y la seguridad incrementa con el pasar de las horas. Incluso equipos contra terrorismo también llegan al lugar

La ciudad se prepara para recibir al presidente Joe Biden, así como el expresidente Barack Obama y otras personalidades políticas, así como a cientos de sobrevivientes y familiares de las víctimas de los ataques quienes honrarán a los caídos.

Las autoridades locales han emitido una advertencias de seguridad, a pesar de esto algunos comercios alrededor del monumento del 9/11 continuarán abiertos durante el fin de semana. Caracol Radio habló con varios los latinos que trabajan en el área, muchos dicen que sienten incertidumbre y afirman que cualquier cosa puede pasar, sin embargo, para algunos el trabajo debe continuar.

Es el caso de Ismael, un inmigrante mexicano, quien reservó su apellido, labora en una pizzería a unos cuantos metros de la Zona Cero. Reside hace más de tres décadas en Nueva York, presenció a lo lejos los ataques a las Torres Gemelas y dijo que “la gente siempre tiene miedo, siempre está esa incertidumbre de que algo puede pasar, especialmente en esta área, trabajamos en una área muy turística y nunca sabes quien está alrededor tuyo. Con lo que ha pasado últimamente en ningún lugar se siente seguro, pero en estos lugares es probable que en cualquier momento pase algo que uno nunca espera”.

Otros por el contrario han decidió tomar medidas de preocupación y evitarán estar por esta área durante el fin de semana. Raúl otro inmigrante latino, quien labora en el sector de construcción afirmó que “va a estar cerrado a donde nosotros vamos a trabajar, uno nunca sabe qué pueda pasar, igual como es una zona turística, puede suceder alguna tragedia”.

Los turistas se acercan al memorial, decenas de neoyorquinos llegan con ofrendas florales y son puestas sobre las dos grandes fuentes que fueron construidas en donde hace 20 años se derrumbaron las torres.

Notas Relacionadas