EE.UU lloró a sus muertos recordando los atentados 

Estados Unidos honró ayer sábado la memoria de los casi 3.000 muertos de los atentados del 11 de septiembre de 2001 en medio de llamados a favor de la unidad del país. 

Con minutos de silencio y homenajes musicales, Estados Unidos rindió tributo a las víctimas de los atentados en Nueva York, Washington y Pensilvania.

A las 8:40 de la mañana, hora de Nueva York, iniciaron en esa ciudad las conmemoraciones a las víctimas de los atentados del 11 de septiembre ocurridos en las Torres Gemelas, en el Pentágono en Washington D.C. y en Shanksville, Pensilvania, que fue donde cayó el avión en el que los pasajeros no permitieron que los atacantes tomaran el control.

En el lugar se hicieron seis minutos de silencio, cada uno a la hora de un ataque o del colapso de los edificios, que en total dejaron más de 3.000 muertos, decenas de heridas y personas que 20 años después no han sido identificadas.

En la Zona Cero de Nueva York se concentraron el presidente Joe Biden, la primera dama Jill Biden, los expresidentes Barack Obama y Bill Clinton y las ex primeras damas Michelle Obama y Hillary Clinton. Vestidos de negro y con un prender azul, rindieron tributo a las víctimas y hablaron con los sobrevivientes y con las familias que asistieron al lugar.

Entre tanto, en Pensilvania estuvieron el expresidente George Bush y la vicepresidenta Kamala Harris, también en un homenaje a los fallecidos en el vuelo United 93, que se cree que iba hacia el Pentágono o la Casa Blanca pero sus pasajeros no lo permitieron.

Este 20 aniversario tiene un significado especial pues está marcado por la salida precipitada de las tropas estadounidenses de Afganistán tras la vuelta al poder de los mismos talibanes a los que desalojaron hace casi 20 años por cobijar a los ideólogos de los atentados perpetrados por Al Qaida, y por la vuelta a la normalidad tras el paso devastador del coronavirus.

En un país profundamente dividido políticamente tras el paso de Donald Trump (2018-2021) por la Casa Blanca, abundaron los llamados a la unidad.

En el memorial del 11-S en Nueva York, familiares sollozaron y leyeron con sus voces quebradas los nombres de los casi 3.000 muertos.

“Te amamos y te extrañamos”, dijeron muchos mientras sonaba música de violín en una ceremonia oficial a la que asistieron dignatarios como el presidente Joe Biden y el exmandatario Barack Obama.

También tuvieron lugar pequeñas conmemoraciones en estaciones de bomberos de Nueva York y actos en el Pentágono y en Shanksville, donde el expresidente George W.Bush -bajo cuyo mandato tuvieron lugar los peores atentados en suelo estadounidense de la historia- lamentó la desunión del país.

“En las semanas y meses que siguieron a los atentados del 11 de septiembre, estaba orgulloso de dirigir a un pueblo impresionante, resistente y unido”, dijo el expresidente en Shaksville, Pensilvania, donde se estrelló el último de los cuatro aviones comerciales que 19 terroristas, la mayoría saudíes, lanzaron contra los principales símbolos del poder estadounidense.

“Si hablamos de la unidad de América, estos días parecen lejanos”, lamentó.

En el mismo sentido la vicepresidenta Kamala Harris se refirió a la polarización política y abogó por la “unidad” y el refuerzo de “nuestros lazos comunes”.

La víspera, Biden también había apelado a la unidad en un mensaje grabado.

“¿Vamos a demostrar en los próximo cuatro, cinco, seis, diez años, que las democracias pueden funcionar o no?”, preguntó el mandatario este sábado en Shanksville.

En cambio, Trump, que durante su mandato decidió poner fin a la presencia de las tropas estadounidenses en Afganistán, aprovechó para arremeter contra la administración de Biden, a la que tildó de “inepta” e “incompetente” por la “horrible” forma en que salió de ese país.

“Es un momento triste por la forma en que nuestra guerra contra aquellos que hicieron tanto daño a nuestro país terminó”, y que se saldó con la muerte de 13 militares estadounidenses en un atentado durante la frenética evacuación en el aeropuerto de Kabul, el 26 de agosto, criticó el exmandatario.

 EMOCIÓN VIVA

Las ceremonias en la Zona Cero de Nueva York se iniciaron con un minuto de silencio a las 08H46 (12H46 GMT), la hora en que el primero de los cuatro aviones secuestrados impactó el World Trade Center.

Después, los familiares dieron paso al recuerdo de cada una de las 2.975 víctimas de 90 nacionalidades de los atentados perpetrados contra las Torres Gemelas, el Pentágono cerca de Washington, y el avión que estrelló en un campo de Pensilvania.

“Creo que este 20 aniversario ha supuesto un hito en muchos sentidos”, dijo a la AFP Joanne Pocher-Dzma, cuyo hermano John, falleció en una de las torres.

“Lo que ha cambiado para mi es que cada año que pasa es más importante recordar, y mis hijos, que nunca conocieron a mi hermano, necesitan y tienen que venir y recordar este hecho, lo que significó para todos nosotros y qué tipo de persona era”.

La lectura de los nombres de las víctimas y los mensajes de los familiares -alguno en español- siguió durante la mañana en el memorial de Nueva York, solo interrumpida por actuaciones musicales, entre ellas la de Bruce Springsteen que cantó acompañado de su guitarra “I’ll see you in my dreams” (Te veré en mis sueños).

Muchas son las personas que se han desplazado esta semana sobre todo a Nueva York, que amaneció bajo fuertes medidas de seguridad, para homenajear a las víctimas, de ellas 2.753 en las Torres Gemelas.

Arlene Sorano, de 68 años, tiene una amiga que perdió a su hijo. Ha decidido venir en este aniversario significativo para “honrar las almas que perecieron”.

En la base naval estadounidense de Guantánamo, en Cuba, se celebró una  ceremonia religiosa con la presencia de familiares de las víctimas. “En esta instalación naval, más que en cualquier otro sitio del mundo, recordamos esto todos los días”, dijo el comandante de la base, el capitán Samuel White.

En Guantánamo, Jalid Sheij Mohamed, considerado el cerebro de los ataques, y otras cuatro personas están siendo procesados en audiencias que llevan nueve años y que aún se encuentran en la fase previa al juicio, poniendo a prueba la paciencia de miles de personas que perdieron a sus seres queridos. /AFP 

Notas Relacionadas