Denunciados en Santa Marta 131 casos de delitos sexuales

POR 
KATIA 
VÁSQUEZ  

En medio de la pandemia las personas entre los 12 a 17 años han sido las más afectadas, según reveló Medicina Legal. 

La capital del Magdalena, durante los meses comprendidos entre enero y julio, se registraron un total de 131 casos de presunto abuso sexual, así lo reveló el último boletín estadístico mensual del Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses.

No obstante, en comparación con el mismo periodo del año 2020, Santa Marta presentó una leve disminución de 3 casos, puesto que, para los meses comprendidos entre enero y julio del año anterior, se presentó un total de 134 presuntos delitos sexuales.

Del mismo modo, el informe también encendió las alarmas, puesto que se siguen presentando incrementos en todas las cifras donde resultan víctimas los menores de edad, con un rango más alto entre los 12 y los 17 años, seguidos muy de cerca por los menores entre los 6 y 11 años y aquellos quienes tienen entre 0 y 5 años.

Según el reporte las víctimas de violación sexual en el país durante este lapso de tiempo fueron 9.899 mujeres y 1.528 hombres.

Cabe recordar que la violencia sexual es un fenómeno muy común en la sociedad, que genera daños en la autoestima del individuo, sentimientos de tristeza, culpa e indefensión y en la red familiar secuelas difíciles de superar; a parte de las consecuencias físicas, tiene efectos psicológicos a corto y largo plazo como depresión, ansiedad, intentos de suicidio o el Síndrome de estrés postraumático.

Frente a esta situación, expertos en Salud Mental, señalan que en un 90%, el menor es abusado sexualmente en casa por hombres familiares diferentes al padre como tíos, abuelos y demás personas que conforman la unidad familiar. Abusan más de niñas en un 80%, en comparación con el 20% de niños.

Además, explican que las características del agresor en un 21% son de un familiar o conocido de la víctima. En algunos casos el agresor vive con la víctima, por lo que se están generando alertas para padres, madres y cuidadores de los menores.

RUTA DE ATENCIÓN 

Es importante mencionar que en caso de abuso sexual físico a menores en Santa Marta se puede acudir al Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, Icbf o llamar a la línea gratuita nacional: 018000112440 o en Santa Marta al 57(5) 421 69 26. Ext: 566013.

Otra de las opciones para personas que están siendo víctimas de este abuso es acudir al Centro de Atención Integral a Víctimas de Abuso Sexual, Caivas, ubicado en la Avenida del ferrocarril carrera 12 No 25-55 o llamar al teléfono: 4214767.

Asimismo, se puede denunciar en las Unidades de Reacción Inmediata, URI, en las Comisarías de Familia, en los Centros Zonales de Icbf, en las Casas de Justicia, en las Personerías en los municipios o en las Inspecciones de la Policía.

Una iniciativa del Ministerio TIC, el Icbf, el Foro de Generaciones Interactivas de España, Fundación Telefónica y Red Paz en convenio con Policía Nacional, opera desde mayo de 2012 como el canal de denuncias en Colombia para denunciar de manera virtual situaciones que vulneren la seguridad y los derechos de los niños, niñas y adolescentes.

Se pueden reportar situaciones con menores de 18 años como la pornografía infantil, la explotación sexual, el ciberacoso y el abuso, entre otras. Los analistas se encargan de revisar, canalizar la denuncia a la autoridad competente y hacer seguimiento hasta su resolución.

Se reporta en www.teprotejo.org o mediante el aplicativo para celulares inteligentes que se descarga de manera gratuita.

CONSECUENCIAS PARA LA SALUD 

La violencia de pareja (física, sexual y emocional) y la violencia sexual ocasionan graves problemas de salud física, mental, sexual y reproductiva a corto y largo plazo a las mujeres. También afecta a sus hijos y tiene un elevado costo social y económico para la mujer, su familia y la sociedad.

Estas formas de violencia también pueden ser causa de depresión, trastorno de estrés postraumático y otros trastornos de ansiedad, insomnio, trastornos alimentarios e intento de suicidio. La secretaria de la Mujer argumenta que las mujeres que han sufrido violencia de pareja tienen casi el doble de probabilidades de padecer depresión y problemas con la bebida.

La violencia sexual, sobre todo en la infancia, también puede incrementar el consumo de tabaco, alcohol y drogas, así como las prácticas sexuales de riesgo en fases posteriores de la vida. Asimismo, se asocia a la comisión (en el hombre) y el padecimiento (en la mujer) de actos de violencia.

Notas Relacionadas