“El arma de la Farc es la palabra”: Imelda Daza

220

Para muchos, Suecia es un paraíso, con una de las mejores calidades de vida del mundo. Para Imelda Daza fue una derrota política. Es la fórmula vicepresidencial de Rodrigo Londoño, alias Timochenko, y se exilió en este país en 1989 para huir del exterminio de los miembros de la Unión Patriótica (UP). 

Allá estuvo 26 años, aunque solo su cuerpo, aclara: “Mi alma nunca se fue de aquí”. Era concejal de Valledupar, gracias a un proceso electoral que otorgó curules en seis concejos municipales del Cesar para la UP, así como una curul en la Asamblea de ese departamento. “De los siete que las ocuparon soy la única superviviente”, indica. 

Se fue a Perú, de donde no la exiliaron, y luego a Suecia. Regresó a Colombia en el 2015, año en que las negociaciones de paz entre el Gobierno Nacional y las Farc estaban avanzadas. 

Ayer visitó Manizales para participar en la Cátedra de la Paz, de la U. Nacional donde compartió la visión de país de su partido. “Un gobierno participativo, transparente y que luche por el bien del pueblo colombiano”. 

Difícil competir 

– ¿Cómo evalúa la implementación de los acuerdos de paz? 

Muy débil. Se aprobó el fast track, la incorporación de las Farc a la vida civil, su conversión en partido político, la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), lo que le da piso y peso a los acuerdos. Pero faltó la reforma política, es injusto que hagamos campaña electoral sin igualdad de condiciones frente a quienes montaron en Colombia lo que yo llamo empresas electorales, muy bien organizadas y financiadas. Difícil competir en esas condiciones. 

– ¿También las circunscripciones especiales? 

Quedaron pendientes las 16 curules en el Congreso para las víctimas del conflicto. Era un compromiso con 9 millones de víctimas que iban a tener representantes de sus derechos. Las Farc cumplieron con los compromisos: se entregaron bienes y dinero para reparar a las víctimas, así como el armamento, muestras de la voluntad de la exguerrilla para construir paz. Hoy, las únicas armas de la Farc son la palabra y los argumentos. Pero sabíamos que era imposible un cumplimiento al 100% con este Gobierno, esas son las dificultades de luchar por la paz, lo que no disminuye nuestro entusiasmo. 

Un estribillo 

– ¿Qué piensa de los candidatos que anuncian cambios estructurales a los acuerdos si llegan a la Presidencia? 

Están amenazando con hacerlos trizas y no desmayan en su intento. Todos los días hacen cosas en esa dirección, pero no lo lograrán. Imposible que el pueblo colombiano sea tan insensato, y sé que no lo es, de votar por ellos en las próximas elecciones. El triunfador será quien le apueste a la paz. 

– ¿Cuál es su posición sobre quienes dicen que el país será una segunda Venezuela si la izquierda gana la Presidencia? 

Eso es un estribillo que se inventaron para confundir. Tenemos un pueblo que carece de conciencia política y se ha comido una enorme cantidad de mentiras, entre ellas las de los medios de comunicación. Mienten todos los días y ponen a votar a la gente. No han sido capaces de explicar el estribillo del castrochavismo, dicen que vamos a copiar los modelos venezolano, cubano y salvadoreño. Pero me pregunto: por qué no copiamos el modelo ecuatoriano o el sueco que tan buenos resultados han alcanzado. 

– ¿Qué modelo económico plantea la Farc? 

El que tenemos. Nadie puede pensar que en cuatro años podríamos cambiarlo, yo soy economista y sé que considerarlo es una tontería. 

– ¿Qué opina de la Vicepresidencia de la República y qué hará si logra este cargo? 

Es un puesto que requiere de mucho trabajo. Seré una buena vicepresidenta porque me entiendo bien con Rodrigo Londoño. Nos complementamos, aunque también tenemos miradas distintas. Desde ese cargon trabajaré por la defensa de los derechos de las mujeres y apoyaré a las organizaciones que hagan lo mismo. 

Se ven en segunda vuelta presidencial 

“Me atrevo a pensar que tenemos la posibilidad de llegar a la segunda vuelta, porque el pueblo está hastiado de la situación actual y nos quieren dar la oportunidad. Si no llegamos nos uniremos al candidato que apoye la paz, sea Gustavo Petro, Sergio Fajardo o Humberto de la Calle. El compromiso es con la paz, no con personas”, afirma Imelda Daza, del Partido Farc. Colprensa.

 

 

También podría gustarte