Desde sanción hasta la expulsión podría enfrentar Gabriel Santos en el uribismo

Los recientes acontecimientos en que ha protagonizado el representante del Centro Democrático, Gabriel Santos al cuestionar al presidente Iván Duque, no cumplir disposiciones del partido y atacar a la presidente de la Cámara, Jennifer Arias, le podrían llevar hasta ser expulsado.

Santos quien se ha convertido en el congresista más irreverente que tiene el Centro Democrático, en los últimos días le llevado a empezar a perder respaldo en el partido por la línea de sus posturas. Por ejemplo hace dos semanas él fue el único y que de manera abierta, le pidió la renuncia a la entonces ministra de las TIC, Karen Abudinen.

El representante se apartó de la decisión de la bancada de votar en contra la moción de censura, y él fue uno de los 45 votos que pidieron esa sanción política a la funcionaria.

Su más reciente y dura controversia se dio esta semana cuando se le catalogó de hacer matoneo a la presidente de la Cámara de Representantes, Jennifer Arias, al pedirle, con avisos al estilo de búsqueda de los delincuentes, que firmara el envío a la comisión primera del proyecto de la reforma constitucional que rebaja en un mes de las vacaciones.

Ese hecho suscitó que incluso el propio jefe del partido, el expresidente Álvaro Uribe, saliera en público a llamarlo al orden, “he sido respetuoso con los integrantes del Centro Democrático, nunca he sido amigo de censurar la palabra. Sin embargo, debo censurar el irrespeto a Jennifer Arias, presidenta de la Cámara de Representantes”.

Además Gabriel Santos se ha convertido en la voz más crítica a varias de las ejecutorias del presidente Iván Duque, lo que le ha llevado a tener enfrentamientos en el partido.

Aunque las directivas del partido no lo han confirmado, se supo que Santos deberá enfrentar un proceso disciplinario por parte de la Comisión de Ética del partido, en donde habría sido acusado por el tema del matoneo a la presidente de la Cámara Arias.

La misma comisión deberá evaluar si al representante le hacen un llamado de atención, una sanción o incluso analizarían si la situación ameritaría incluso llegar hasta la expulsión del partido, que es la sanción máxima que se le podría imponer.

En un posible escenario de expulsión Gabriel Santos quedaría libre de estar atado a la colectividad, lo que le permitiría irse a militar a otro partido e incluso aspirar al Congreso en marzo próximo, de lo contrario deberá esperar, si quiere volver al Legislativo, a que tomen alguna medida en su contra.

Al referirse a esa situación de investigación, Gabriel Santos, señaló que “mi mayor miedo es que los partidos tienen la posibilidad de deliberar, armar sus listas y definir cómo quieren que participe la gente, pero también hay métodos de enterrar personas independientes dentro de los partidos, yo sigo un poco con los dedos cruzados”.

/Colprensa

Notas Relacionadas