El mal negocio que tenía congelados buena parte de recursos de supernotariado

Aunque sus recursos son escasos para todas las responsabilidades que tiene a su cargo, buena parte del dinero que recaudaba la Superintendencia de Notariado y Registro por concepto de derechos de registro y certificados de tradición y libertad permanecía congelada en bancos por los acuerdos de reciprocidad que había firmado con entidades financieras.

De alrededor de un billón de pesos que recauda la entidad cada año, unos 590 mil millones de pesos permanecían cada mes en las cuentas de la entidad, según señala la superintendenta de notariado y registro, Goethny Fernanda García, quien firmó nuevos acuerdos para el manejo de los recursos que, según dice, le liberarán a la entidad casi 500 mil millones de pesos.

La Superintendencia de Registro es la encargada de recaudar el pago de derechos de registro y certificados de tradición y libertad adquiridos por todos los colombianos. De estos recursos, sin embargo, por ley, alrededor del 72% no están destinados a la Superintendencia, sino a cuatro entidades, el Bienestar Familiar, el USPEC, la Fiscalía y la Rama Judicial.

En 2019, por ejemplo, según las cifras de la entidad, 721 mil millones se recaudaron con destino a las entidades mencionadas, mientras que unos 280 mil millones quedaron en manos de la entidad.

Sin embargo, buena parte de este dinero no llegaba realmente a las entidades, pues a causa de los acuerdos de reciprocidad que firmó la Superintendencia con entidades financieras no podía retirarlos y por ende no tenía como estar al día en esos pagos.

“Todo llega a una bolsa común. Usted tiene que tener un banco que administre el recaudo, que le permita al usuario consignar la plata de derechos de registro, que administre en las regiones dónde van a consignar las personas, etc. A cambio de eso, los bancos por lo general piden que dejen una plata mínima en cuentas, para que ellos garanticen poder hacer ese recaudo, porque no es gratis”, explica la Superintendente.

Sin embargo, dice, las alertas se prendieron porque el dinero que tocaba dejar en las cuentas terminaba siendo incluso más del recaudado.

“Nos dimos cuenta de que por ejemplo, por Certificados de Tradición y Libertad recibíamos 4 mil millones de pesos y la reciprocidad que nos pedía el banco mensualmente era 70 mil millones de pesos. ¿Qué reciprocidad hay ahí?”, dice.

Eso llevó, según afirma, a que durante varias administraciones, la Superintendencia no se pudiera poner al día con las entidades a las que les tenía que entregar el recaudo. “Eso es un cuasi peculado”, dice la Superintendente.

En agosto pasado, cuando se vencían los contratos que tenía firmados la entidad, la Superintendencia invitó a varias entidades financieras para renegociar los contratos. Finalmente, Bancolombia terminó quedándose con el negocio. El cálculo que hace la superintendente es que de tener que mantener en cuentas unos $590 mil millones mensuales, ahora serán unos $100 mil millones mensuales los que permanezcan en las cuentas.

El nuevo acuerdo también le ofrece a la Superintendencia el desarrollo de un sistema de alertas tempranas, que advierte al usuario de cualquier movimiento relacionado con su registro que pueda ser irregular, y la centralización de la información de los derechos de registro, en casos de conciliación. La Superintendencia ya está al día hasta septiembre del año pasado con las entidades a las que les tiene que entregar el recaudo y se espera que en unos meses quede completamente al día.

Un cambio que pone fin a un mal negocio que se mantuvo vigente por más de 6 años, sin que nadie se tomara el trabajo de renegociarlo.

/Colprensa

Notas Relacionadas