“Somos los mejores amigos y confidentes”

174

La celebración del Día del Amor y la Amistad es muy significativa y tradicional en Colombia, una de las fechas que viven con mucha alegría la pareja conformada por el abogado Juan Pablo Santrich Abello, de 34 años y la comunicadora social-periodista, María Camila Rodríguez Pimienta, de 30 años.

Esta pareja de casados, no solo comparten en su hogar sino también en su lugar de trabajo, Juan Pablo Santrich Abello es el Subsecretario General de la Universidad Sergio Arboleda, Santa Marta, y María Camila Rodríguez Pimienta, es la coordinadora de Medios de la Escuela de Postgrados de esta Institución de Educación Superior.

Aunque tienen 3 años y medio de matrimonio recuerdan como si fuera ayer el día que se conocieron: “Nos conocimos por medio de su papá, que, por cosas de la vida y voluntad de Dios, nos presentó, y entre “ires y venires”, nos hicimos amigos y comenzamos una relación, duramos 3 años y medio de novios”.

Los dos estaban convencidos que querían formar una familia juntos. “Teníamos un viaje con mi familia y María Camila sospechaba que en el viaje le iba hacer la propuesta de matrimonio. Yo tenía el anillo comprado unos meses atrás, pero quería que de verdad fuera una sorpresa y como ya para el viaje no lo era, tres días antes de irnos, estaba reunida toda mi familia aprovechando que era festivo, por la Fiesta del del Mar, y como todos pensaban que la propuesta era en Cancún, llamé a un amigo que es cantante y le pedí que llegara con su guitarra y entrara sorpresivamente a la casa de un familiar, donde nos encontrábamos reunidos.

Una vez él llegó, y entró cantando la canción “Loco”, de Felipe Peláez, yo me arrodille y le pedí que se casara conmigo. Fue un momento muy emocionante para ella, que sin dudarlo me dijo que sí. Y todos los presentes celebraron con aplausos nuestro compromiso”, manifestó emocionado Juan Pablo Santrich Abello.

Él confiesa dentro de tantas cosas, que se enamoró de la personalidad de su esposa, sus principios, forma de ser, el ‘feeling’ que tuvieron desde el inicio y con el transcurrir del tiempo darse cuenta de que existía un sentimiento mutuo para recorrer un camino juntos.

Por su parte, María Camila expresó que “pese a que puede sonar cliché, desde el primer momento que lo vi me llamó mucho la atención su forma de ser, y así me fui encantando cada día con su caballerosidad, sus valores, su compromiso y responsabilidad. Fue inevitable no enamorarme y admirarlo cada día más”.

Y al preguntarles ¿cómo cultivan su amor?, se declaran novios eternos, “reímos y nos tomamos mucho del pelo, somos los mejores amigos, confidentes y alcahuetas en el buen sentido de la palabra, el uno del otro, disfrutamos cada momento juntos, y seguimos haciendo planes como cuando éramos novios”.

Además de gozar su vida de pareja, también disfrutan ser padres del pequeño Juan Francisco, “es nuestra bendición más grande, es la confirmación de la fuerza de nuestro amor, y sobre todo del amor y la misericordia de Dios en nuestras vidas. Este rol de padres nos ha unido mucho más y trabajar en equipo para apoyarnos y disfrutarnos juntos cada momento con nuestro hijo”.

Y como en toda relación, a veces hay diferencias o discusiones, pero tratan a toda costa de no irse a dormir sin hablarse, “eso siempre ha sido un detalle importante en nuestra relación, el diálogo y la comunicación siempre prima”, indicó María Camila.

Como buenos costeños, en su tiempo libre, disfrutan diversos planes, desde estar en la casa y ver series de televisión juntos, como compartir con sus familias y amigos. “Nos gusta mucho viajar y aprovechando que la familia de María Camila no vive en Santa Marta, siempre tenemos una excusa para viajar y visitarlos”, afirmó Santrich Abello.

Su amor de pareja radica en el respeto del uno por el otro, desde su forma de pensar, hasta sus sueños y metas. “Nos respetamos y apoyamos mutuamente, dejar ser y no cohibir la personalidad de la pareja, reír y disfrutar de cada ocurrencia del otro”.

A los nuevos esposos o novios les aconsejan que “se respeten siempre, que no le teman al compromiso, el amor y las relaciones no tienen un manual a seguir, cada pareja y familia es un mundo, así que nunca comparen su relación con otra. Busquen el equilibrio en el que los dos se sientan cómodos y no en desventaja y sobre todo, que nunca falte la comunicación”.

Hoy, cuando Colombia celebra el Día del Amor y la Amistad planean ir a cenar, como cuando eran novios; y si es posible, compartir con sus amistades.