Georgina y Carlos, viven su matrimonio como novios

 Su amor se basa en la honestidad de sus sentimientos, que se traduce en la coherencia entre lo que piensan, dicen y hacen.

El abogado Carlos Eduardo Cabas Rodgers, de 44 años y Georgina Robayo Bohórquez, administradora de empresas, de 42 años, conforman una pareja que vive su matrimonio como si fueran novios y así tratan de hacerlo para que la ‘chispa del amor’ se mantenga siempre encendida.

Se conocieron hace más de quince años. Fue en el 2005, cuando una amiga en común los presentó.  Después de esa vez que se conocieron y a pesar de ser Santa Marta una  ciudad pequeña, se volvieron a encontrar en el 2014.  “Empezamos a hablar y hablar por varios meses desprevenidamente, sin saber que nos íbamos a enamorar locamente. Al mes de estar juntos me propuso matrimonio y nos casamos a los 6 meses. Actualmente tenemos seis años de matrimonio”, narra con mucha emoción Georgina, quien ama a su esposo como desde el primer día en que decidieron ennoviarse.

Los dos confiesan que realmente no vivieron una propuesta de matrimonio como se ven en muchas películas románticas, sino algo más ajustado a la realidad, y a lo que les reclamaba el sentimiento en ese instante, que no era otra cosa diferente, a la certeza de vivir el uno para  el otro y formar un hogar.

Cuándo se le pregunta a Georgina que la enamoró de su esposo, sin dudarlo, responde: “Me hace reír mucho con su sentido del humor y eso es importante en una relación. Además, lo caballeroso que ha sido conmigo y su don de gente, fueron algunas de las cosas que generaron en mi el amor y admiración hacia él”.

Entre tanto, Carlos Cabas Rodgers, quien actualmente ocupa el cargo de Contralor General del departamento del Magdalena, manifestó que de Georgina lo enamoró lo siguiente:
“Aparte de ser una mujer bellísima, lo combina con una personalidad integra que la hace una mujer especial, que a diario me hace sentir afortunado.  Es una madre excepcional que saca tiempo para todo, desempeña con mucho amor el rol de mamá y esposa, siempre muestra sus mejores virtudes replegadas de cariño”.

Para este feliz matrimonio, indudablemente sus hijos, Julián y Verónica son la mayor bendición en sus vidas y el reflejo de su amor.
“Ese amor que nos facilita las cosas, principalmente cuando nos ayuda a superar los momentos complejos ymás con relación a la crianza en un mundo tan veloz como el actual”, indicó Georgina.

A pesar de que Carlos Cabas tiene una apretada agenda por sus compromisos laborales, en su tiempo libre, trata al máximo de compartir la mayor cantidad de actividades con su esposa e hijos, bien sea en casa o en paseos, en escenarios naturales e incluso actividades deportivas.
“Estos espacios también lo equilibramos en compartir solos y en momentos de pareja, como si aún estuviéramos de novios”, coincidieron los dos en su diálogo con HOY DIARIO DEL MAGDALENA.

Ambos manifestaron que pocas veces discuten y si lo hacen, al poco tiempo se están hablando y consintiendo mutuamente.
Y como toda pareja enamorada disfrutan la etapa que están viviendo en su matrimonio, les gusta mucho salir a bailar y gozar de la música e ir a la playa cuando tienen la oportunidad.

Su amor se basa en la honestidad de sus sentimientos, que se traduce en la coherencia entre lo que piensan, dicen y hacen.
Por lo anterior, a las nuevas parejas que se disponen a unir sus vidas por cualquier vínculo, les aconsejan que sean auténticos y se muestren siempre como son, pues consideran que es la única manera para que el amor perdure en cantidad y calidad.

Este fin de semana, cuando en Colombia se celebra el Día del Amor y la Amistad, esta admirable pareja samaria, espera celebrarlo en casa y en familia.

Notas Relacionadas