Cosecha cafetera dejará utilidad por $ 80 mil millones

384

El café del Magdalena, cuenta con una taza diferenciada, con producción sostenible y orgánica, diferentes atributos que hacen que tenga un precio adicional con referencia a los cafés estándar.

 

Las cuatro zonas cafeteras del Magdalena: Santa Marta, Ciénaga, Aracataca y Fundación producen más de 12 millones de kilos de café pergamino seco.

Son aproximadamente 12 millones de kilos de café pergamino seco la producción cafetera del departamento del Magdalena en Santa Marta, Ciénaga, Aracataca y Fundación, producción que luego de su comercialización produciría rentabilidad económica por un valor aproximado de $80 mil millones.

“A la fecha la cosecha aún no ha terminado, queda un porcentaje de alrededor del 7%. Cabe mencionar que los productores aún tienen café sin vender esperando que el precio interno suba un poco. El estimativo es de alrededor de doce millones de kilogramos de café pergamino seco, muy similar a la cosecha anterior”, comunicó Edgar Ramírez, director ejecutivo del Comité de cafeteros del Magdalena.

Seguidamente, añade el Director Ramírez que “la cantidad y calidad del café del Magdalena muestra la importancia de las renovaciones de cafetales que se han hecho en los últimos años y que se suman a los resultados de la cosecha nacional. Ha sido un proceso muy intenso, en Magdalena en el año 2017 se renovaron 1.100 hectáreas de café y la meta para el 2018 es renovar 1.350 hectáreas con variedades resistentes a la roya y otras enfermedades”, expresó Edgar Ramírez, director ejecutivo del Comité de Cafeteros del Magdalena.

 

En el Magdalena  en el año 2017 se renovaron 1.100 hectáreas de café y la meta para el 2018 es renovar 1.350 hectáreas con variedades resistentes a la roya y otras enfermedades.

 

En Fundación y Aracataca culminó totalmente la cosecha y en Ciénaga y Santa Marta, aún falta un porcentaje menor. La producción cafetera está permitiendo obtener unos importantes recursos, por lo cual cabe destacar que los ingresos de la misma movilizan la economía y eso busca el gremio cafetero que siempre existan oportunidades de trabajo para que regionalmente sea un factor de tranquilidad y desarrollo.

Sumado a ello, el mercado internacional reconoce la excelente calidad del café producido en la Sierra Nevada y por ello está dispuesto a pagar un valor adicional por los cafés especiales, con una taza diferenciada, con producción sostenible y orgánica, diferentes atributos que hacen que tenga un precio adicional con referencia a los cafés estándar.

Al respecto Ramírez destacó que “la ruta es seguir manteniendo una mayor productividad, es decir producir más café por hectárea y eso sólo se logra con plantaciones nuevas y renovadas. El Gobierno Nacional ha manifestado que va a prestar apoyo para mantener el ritmo de renovaciones de hacer 100 mil hectáreas de cafetales; lo que permitiría tener la tranquilidad de saber que vamos a contar con los recursos para mantener ese ciclo de renovaciones que aseguran que la productividad del país logrando más ingresos y bienestar de las familias cafeteras”.

 

Edgar Ramírez, director ejecutivo del Comité de cafeteros del Magdalena, indicó que la cantidad y calidad del café del Magdalena muestra la importancia de las renovaciones de cafetales que se han hecho en los últimos años.

 

DENOMINACIÓN DE ORIGEN

Es de anotar que la caficultura está certificada bajo la Resolución 2484 expedida por la SuperIndustria donde concede la denominación de Origen Café Sierra Nevada a ese producto de calidad singular que no se produce en ninguna otra parte del mundo y que empieza a ser protegido por la Federación Nacional de Cafeteros (FNC).

Por lo tanto, el café, figura como un producto exclusivo por sus atributos adquiridos gracias a la región donde son cultivados, si bien la Sierra Nevada ofrece una oferta ambiental única especialmente por la calidad de sus suelos y por el clima. A ello se le añade la historia de la colonización y la presencia de cuatros etnias indígenas.

En promedio el 50% de las hectáreas sembradas de café en el Departamento cumplen con las condiciones de una caficultura climáticamente inteligente, orientadas en obtener valor agregado por el café vendido, a la fecha son más de 11 mil hectáreas, incluidas en la producción sostenible de Cafés Especiales, Orgánico, y de Origen Sierra Nevada.

Algunos de los beneficios que recibe el café de la Sierra, es la exclusividad del producto, el reconocimiento de su alta calidad tipo exportación, de esta forma los consumidores escogerán con mayor preferencia el café de la Sierra frente a otros tipos, lo que implicará también un aumento del precio y una competencia mucha más alta con un valor agregado.

 

Los productores aún tienen café sin vender esperando que el precio interno suba un poco.

 

LAS EXPORTACIONES

En el Magdalena más de 10 millones de kilos de producción anual, son tipo exportación. El café orgánico de la Sierra Nevada encuentra cada vez más espacio en el mercado nacional e internacional, si bien están aumentando los consumidores que prefieren productos libres de químicos, por eso allí radica la enorme oportunidad para seguir avanzando en caficultura, como uno de los productos de mejor calidad.

Además, la labor adelantada por los campesinos víctimas del conflicto armado en el Magdalena, ha logrado la exportación de cerca de 1.000 toneladas de café a mercados internacionales a países como Japón, Estados Unidos, Bélgica y Australia. Estos café especiales producidos en su mayoría orgánicos, es decir, no contienen químicos sintéticos, por lo tanto tiene un precio adicional, teniendo en cuenta que este va dirigido a compradores exigentes en cuanto a la calidad de la taza.

 

El mercado internacional reconoce la excelente calidad del café producido en la Sierra Nevada.

 

A nivel nacional, en lo corrido de 2017 las exportaciones del café de Colombia registraron 13.1 millones de sacos, 2% más que los 12.8 millones de sacos exportados en el mismo periodo del año anterior. En diciembre las exportaciones registraron un descenso de 5% frente al mismo mes de 2016; y cerró en 1.3 millones de sacos. Durante el año cafetero (octubre-diciembre) las exportaciones fueron de 3.6 millones de sacos, 9% menos que 4 millones del mismo periodo anterior.

También podría gustarte