Hoy, una semana de la tragedia

Hoy, hace 8 días, un ‘infierno’ se desató en Gaira luego del trágico siniestro en que un conductor borracho que se transportaba en una camioneta gris de placas MXL186, sobre el kilómetro 80 de la troncal del Caribe, arrolló y mató a cinco mujeres y un hombre, con edades entre 15 y 19 años, además dejó en grave estado a un menor de edad.

Hace una semana, el día comenzó de forma trágica y dolorosa en el sur de Santa Marta, especialmente para las familias de las víctimas, quienes murieron de forma instantánea en el lugar, a causa de los golpes y graves lesiones sufridas tras ser arrollado por el vehículo Toyota Hilux que era conducida por el empresario Vives.

Según las primeras versiones, este punto de la carretera Troncal del Caribe cuenta con un puente peatonal, pero por problemas de iluminación y seguridad prefirieron cruzar la carretera.

En su momento, un hombre que manejaba un camión en el sentido contrario de la carretera Troncal del Caribe dijo haber visto el momento exacto en el que la camioneta conducida por Enrique Vives embistió violentamente a siete personas las cuales quedaron sobre la vía.

El testigo, que por temor no quiso dar su identidad, narró que siendo aproximadamente la 1 de la mañana del lunes, se movilizaba por el sector de Gaira cuando vio morir a los jóvenes que iban caminando pegado a la baranda en medio de la doble calzada. “Imaginé que eran cartones los que volaban. Pensé que era una caja que estaba llena de cartón, pero cuando vi de cerca lo que acontecía me impacté mucho”, recuerda el chofer del camión.

La parte delantera del vehículo quedó totalmente destruida, pues el impacto fue tan fuerte que dos de los jóvenes sufrieron desmembramiento de las extremidades inferiores y quedaron en medio de la carretera nacional.

El vacío en las familias de las víctimas y velas consumidas en el sitio del hecho, en homenaje a los fallecidos son el recuerdo del fatídico accidente. Conmovidos pero satisfechos con la decisión de la jueza, se mostraron algunos familiares de los jóvenes de esta tragedia, quienes al escuchar el nombre del pariente que perdieron tiemblan y entrelazan sus manos.

“Estamos tranquilos con la decisión. Era lo que todos los familiares de víctima esperábamos, esto no nos va a devolver a nuestros seres queridos pero en medio de todos nos da tranquilidad, se hizo justicia”, dijo en medio de lágrimas el familiar de una de las víctimas.

Igualmente, un vecino de las víctimas y residente en el sector de Gaira, expresó, “Con todo el dolor de mi alma, celebro la decisión del juez, era lo que esperábamos después de arrebatarle la vida a estos jóvenes en medio de un acto de irresponsabilidad”.

¿QUIÉNES ERAN LAS VÍCTIMAS? 

Las víctimas del fatal hecho son: Elenoir de Jesús Romero, de 17 años, era bailarín y estudiaba en el colegio Liceo del Sur. Sus familiares dieron a conocer que era el tercero de cuatro hermanos; y según su padre, quería estudiar derecho. Era soltero y residía en el sector de La Quemada en Gaira

Su padre manifestó en su momento que, “les dije que máximo a la 1 de la mañana ya que debían estar en la casa. Justo a esa hora venían de regreso, pero un conductor irresponsable e indolente los arrolló”, dijo.

Además se conoció que Elenoir, cursaba octavo grado y quería realizar un grupo de criminalística, al que iban a diligencias los trámites para cumplirle el sueño.

Otra de las afectadas fue María Camila Romero Troncoso, de 18 años, quien cursaba su último año de bachillerato y quería ser enfermera, y de acuerdo con su padre estaba haciendo los trámites para ingresar al Sena. La joven tenía una hija de dos años y convivía con Jorge Camilo Sierra Martínez, era hermana del también fallecido Elenoir.

Rafaela Josefina Petit Faneite, de 30 años, era una venezolana que tenía tres hijos, de 10, 8 años y  tres meses de nacida. Laboraba en una panadería de razón social ‘El Antojo’ donde lleva 7 años laborando, y residía en la calle 9 con 10 del sector de Gaira. La mujer había llegado a la ciudad hace siete años para buscar mejores oportunidades, además tenía a cargo el cuidado de un menor de 14 años, que también resultó herido en el accidente y se recupera en una clínica de la ciudad.

Laura Valentina De Lima tenía 18 años y estudiaba en el colegio Camilo Torres en la noche y quería ser Policía, según lo informado por sus familiares. La joven residía con sus padres Alexander de Lima  e Ingrid Ordóñez, en el sector del Bolsillo, en Gaira.

De otro lado, María Camila Martínez, de 24 años, quien dejó un hijo y laboraba en un hotel de esta capital, residente en La Quemada de Gaira. Su madre contó que la última vez que supo de ella fue el domingo, a las siete de la noche, luego que le comentara que asistiría a un cumpleaños.

“No supe más de ella hasta la mañana que un vecina me preguntó por la niña y, cuando le dije que no había llegado a dormir, me contó que en la doble calzada había dos mujeres con ese nombre”, relató la mujer.

Juan Diego Álzate Ordóñez, de 16 años, era una amante al fútbol y hacía parte de la escuela de Gaira Junior FC, en donde jugaba como arquero. Además, estudiaba en el Colegio Camilo Torres, en la jornada nocturna donde hacía 8° y 9°. Sus padres son Armando Álzate y Martha Elena Amaya Ordóñez. También residía en el sector del Bolsillo, en Gaira.

El día del sepelio, sus compañeros de escuela de fútbol le hicieron una emotiva despedida con globos verdes, el color del equipo en el que jugaba, en una caravana hasta donde llegaron sus uniformes y globos color verde.

Finalmente, el joven Bryan José Añez Faneite, quien celebraba su cumpleaños número 13 en la noche de la tragedia, se recupera en la UCI de la clínica Cehoca de esta capital, tras ser remitido desde la clínica Bahía. En días pasados logró despertar y reconoció a su padre, quien agradeció las oraciones de la comunidad samaria y la labor del personal médico que atiende al menor.

Notas Relacionadas