Pastor lo notó ‘temeroso e impaciente’

4.483

El reconocido pastor y líder del centro carcelario Rodrigo de Bastidas, Jimmy Zapata, reveló en la mañana de ayer que estableció una conversación con el empresario Enrique Vives Caballero, luego que se decretara su reclusión en una habitación del área de sanidad.

El líder espiritual aseguró en su relato que notó a Vives Caballero “cabizbajo, demacrado, temeroso e impaciente” cuando era ingresado al cuarto donde permanecerá recibiendo asistencia como persona afectada por quebrantos y trastornos.

“Yo al notar su rostro me acerqué a la reja y le dije que nosotros no lo estábamos juzgando, la justicia debe de hacer su trabajo y no debe ser torpedeada por ningún tinte político. Le expliqué que debe ser la justicia la que determine la sanción que vaya a sufrir”, explicó Zapata.

El pastor le pidió al empresario tener “tranquilidad” dentro del centro penitenciario debido a lo “temeroso” e “impaciente” que estaba. “Quiero hablarle a nombre de lo que yo represento al lado de un grupo de Defensores de Derechos Humanos en el penal que sienta tranquilidad porque en este lugar nada puede llegarle a pasar, está garantizado por el funcionamiento propio del cuerpo de custodio, seguridad y de nosotros que sensibilizamos esta clase de temas para que su vida no corra riesgo”, explicó.

Zapata añadió que trató de darle “consuelo” y fue allí cuando vio la otra parte de la tragedia. “Vi a un hombre muy quebrantado, vi a un hombre que me decía yo no quería matar a nadie; vi a un hombre que decía: esto es una pesadilla que parece que fuera una película de terror y trató de pasar el canal pero se repite en mi mente día y noche”, relató.

Según el pastor, Enrique Vives manifestó ser “inocente puesto que Dios sabe que no quiso hacerle daño a nadie”. “Ahí caben muchas responsabilidades, muchas veces nosotros como padres tenemos nuestro deber de cuidar, resguardar; son tantas cosas y nosotros muchas veces queremos salir a buscar culpables”, finalizó.

Notas Relacionadas