Condiciones de la cárcel ´La Ternera’ no son adecuadas para tener a Vives  

El Inpec lo trasladó al penitenciario de Cartagena tras develarse un plan para atentar contra su vida.

El empresario Enrique Rafael Vives Caballero, vinculado a la investigación por el accidente de tránsito en el que  seis jóvenes perdieron la vida en el sector de Gaira el pasado 13 de septiembre, permanece en la cárcel San Sebastián de Ternera en Cartagena, mientras se resuelve una apelación que presentó su defensa contra la medida de aseguramiento en su contra.

El centro carcelario en el que se encuentra ‘hay hacinamiento’, según lo comentado por Edward Montaño, presidente del sindicato del Inpec en la capital de Bolívar, quien señaló que este incremento de internos es del 20 por ciento, que pese a no ser muy alto comparativamente con otras cárceles del país, es preocupante. “El número permitido es de 1474 reclusos y tenemos 1800”, dijo el sindicalista.

Agregó que en estos momentos hay intranquilidad por implementación de dos nuevos patios con capacidad para 500 presos, debido a que “no hay pie de fuerza para darle apertura”.

“Las condiciones del establecimiento de Cartagena no son las mejores. Recordemos que esta es una cárcel de mediana seguridad y mínima seguridad, y para mantener una persona con el perfil que tiene (Vives) no cumplimos con las medidas de seguridad pertinentes, a pesar de que tenemos un excelente pie de fuerza, y a pesar de que esta cárcel tiene muchísimos años de estar cumpliendo con su trabajo misional, que es vigilar a las personas privadas de la libertad, y no reporta fugas”, precisó Montaño.

Recordemos que Vives Caballero fue remitido a Cartagena debido a que en el centro penitenciario Rodrigo de Bastidas, de Santa Marta, había hacinamiento pero, además, por amenazas de muerte contra el interno. “Se hizo por motivos de seguridad. Así de simple, se detectaron algunos movimientos, se tuvieron algunas informaciones sobre el peligro que corría el señor Vives en la cárcel de Santa Marta y se procedió de conformidad preservando la vida al recluso ì, anotó el ministro de Justicia y del Derecho Wilson Ruiz Orejuela.

De igual manera el líder sindical carcelario Edward Montaño expresó su preocupación por la llegada del nuevo interno, señalando que esta inquietud se fundamenta en “cuestión de seguridad”. “Tenemos un panorama bastante preocupante ya que además de la llegada de Vives, tenemos el de un oficial de cuestionable reputación que arribó la semana pasada, al parecer vinculado a una fuga en la cárcel de Montería”, comentó.

LA CÁRCEL DE CARTAGENA  

La cárcel San Sebastián de Ternera es un establecimiento penitenciario de Mediana Seguridad y Carcelario, adscrito a la Dirección Regional Norte -3- del Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario Inpec.

 

Este se encuentra ubicado en el barrio Ternera de Cartagena, cuenta con una  capacidad de 1.380 internos, hoy los guardias del Inpec custodian a cerca de 1.800 personas privadas de la libertad con medida de aseguramiento intramural en este penal. Pero también a más de 4.000 que cumplen esta medida en la modalidad extramural.

Este centro carcelario fue puesto en funcionamiento el 8 de diciembre de 1955 con 55 internos, mediante orden del Ministerio de Justicia y la Dirección General de Prisiones. “La estructura de la cárcel no es robusta. En salubridad, las condiciones de los patios no son las mejores. Debido a que la cárcel tiene más de 60 años de construida, ya tenemos paredes muy agrietadas por la humedad, por el óxido. El sistema de alcantarillado, de aguas negras, de desagües, vive rebozándose, lo cual perjudica también la salud tanto de los trabajadores como de las personas privadas de la libertad”, advirtió Montaño.

Notas Relacionadas