Todas las miradas a las mejores películas

49

Por
DIEGO
URDANETA

El cine español dominó la jornada de este jueves en el Festival de San Sebastián con dos propuestas en las antípodas en la Sección Oficial: el terror de “La abuela”, de Paco Plaza, y la juventud de “Quién lo impide”, de Jonás Trueba.

Ambas cintas se unieron a la carrera por la ‘Concha de Oro’, el máximo galardón del certamen que se realiza en la ciudad vasca (norte de España), cuya gala de premiación tendrá lugar la noche de este sábado.

“La abuela” es el nuevo largometraje del español Paco Plaza, el realizador especializado en cine de terror que codirigió “REC”, un filme de bajo presupuesto que se volvió un éxito de taquilla y generó tres secuelas.

En él, Susana es una joven modelo que regresa de París a cuidar a su abuela Pilar, que acaba de tener un derrame cerebral

Su plan es quedarse unos días para dejar a la anciana al cuidado de alguien, pero unos sucesos extraordinarios y aterradores arruinarán sus planes.

Más allá de causar sobresaltos en el espectador, Paco Plaza afirmó que su idea era hablar sobre la “satanización” de la vejez en la sociedad actual.

“Me interesaba mucho el tema del terror que nos provoca el envejecimiento, el propio y el ajeno”, señaló en rueda de prensa el director valenciano de 48 años. “Hay una glorificación excesiva y constante de valores como la juventud y la belleza”, destacó.

Plaza contó que la película estuvo a punto de no finalizarse, porque el rodaje se detuvo en su tercera semana a causa de la irrupción de la pandemia del covid-19.

“No sabíamos si íbamos a poder volver a rodar”, admitió el director, quien no obstante pudo terminarla.

La abuela es interpretada por la actriz y modelo brasileña de 85 años Vera Valdez, quien dijo que verá el filme por primera vez durante la jornada en San Sebastián. “Para mí será una sorpresa, creo que voy a morir de miedo”, bromeó.

El papel de Susana recae en Almudena Amor, una actriz de 27 años que este año también participa en otra película de la Sección Oficial, “El buen patrón”, de Fernando León de Aranoa. “Me siento maravillosamente bien, muy afortunada y agradecida”, señaló Amor.
La otra película que se proyectó en la sección principal del festival, “Quién lo impide”, es un particular proyecto filmado en un lapso de cinco años con un grupo de jóvenes, desde su adolescencia.
Durante casi cuatro horas, organizadas en tres partes, dos de documental y una dramatizada, los jóvenes comparten sus inquietudes, sueños y amores a través de los años.
“El proyecto nació como de película abierta, que no terminaba nunca”, explicó Jonás Trueba, ganador de un Goya por su ópera prima “Todas las canciones hablan de mí” (2010). “Ha sido una película muy impulsiva, casi bruta”, agregó.
Otras dos películas españolas fueron muy aplaudidas en sus estrenos en días pasados. Son “El buen Patrón”, con un Javier Bardem de lujo interpretando a un jefe encantador y manipulador, y “Maixabel”, sobre el encuentro entre la viuda de un político asesinado y dos exmiembros arrepentidos de la banda armada vasca ETA.
En la Sección Oficial, las cuatro cintas españolas compiten con otras doce películas, dos de ellas de directoras latinoamericanas: “Distancia de rescate”, de la peruana Claudia Llosa, y “Camila saldrá esta noche”, de Inés Barrionuevo.
La sección Horizontes, abocada al cine latinoamericano en este festival considerado trampolín de la región hacia Europa, cerró ayer con “El empleado y el patrón”, del uruguayo Manuel Nieto.
La cinta, un retrato de dos jóvenes de clases sociales opuestas pero unidos por las carreras de caballos, participó antes en la Quincena de Realizadores de Cannes. /AFP

Notas Relacionadas