Los tamboreros de Pescaíto ‘eternizados’ en un mural

260

Con buen recibo, la comunidad pescaitera celebró la entrega del mural ‘Sonar Pescaitero’ donde fueron destacados con los colores cálidos propios del Caribe, los máximos representantes de la cultura tamborera del sector. Los homenajeados estaban integrados por la generación más veterana y experta en este género musical.

Fueron 19 los agasajados en el evento, en medio de aplausos y admiración por parte de los presentes. Los tamboreros son: Adalberto Llanes, Alberto Miranda, Arquímedes Mendoza, Benjamín Brito, Cesar Gómez, Cesar Arteche, Gabriel Gómez, Hugo Munive, Iván Llolianis, José Llanes, José Miranda, Manuel Olivares, Manuel Silvera, Miguel Bruges, Miguel Olivares, Pedro del Valle, Ronolfo Munive, Régulo Rossette y Yesid Miranda.

“Lo más destacado de la tambora pescaitera es que indiscutiblemente tiene un sonido propio, fusionado con distintos golpes y ritmos que hacen que no se parezca a otras tamboras del Caribe: La extensión de las canciones son como mosaicos de vivencias donde de repente aparece el sonido de una botella que es soplada por uno de los músicos. Experimentaciones como esa hacen que el tamborero de Pescaíto sea único en Colombia”, expresó la concejala Ingrid Gómez.

Durante la celebración se entonaron los himnos de Colombia y de Santa Marta, previo a las palabras que ofreció a los presentes Jimmy del Valle, artista que plasmó a través de la brocha y el pincel los rostros más representativos de la cultura tamborera de Pescaíto.

“Soy samario y pescaitero orgulloso siempre de mis raíces. Cada trazo de este mural fue hecho con mucho amor y gusto, pensando en mi noble y alegre comunidad. Mi inspiración viene de mi sangre porque nací en una familia tamborera: Desde mi corta edad veo tambores. Estoy contento de haber transmitido a Santa Marta a través de la pintura mi gozo por ser de este popular sector”: Expresó Jimmy Del Valle.

Finalmente, la concejal Ingrid Gómez, hizo un llamado para que apoyemos como ciudad, todas las expresiones culturales que nos hace una sociedad única, llevando a las generaciones venideras nuestra historia de grandes cultores, para que las nuevas juventudes mantengan viva la llama de la tradición local.

Notas Relacionadas