Falleció el doctor Pablo López Sequeda

3.943

Consternación y pesar ha causado en los círculos sociales de Santa Marta el fallecimiento del doctor Pablo López Sequeda.

Abogado de profesión y un extraordinario ser humano que supo ganarse el cariño y la admiración de sus semejantes, el doctor Pablo López Sequeda se distinguió por su don de gente, su vocación de servicio social, su rectitud y cualidades profesionales.

El doctor López Sequeda fue miembro de las Juntas Directivas de HOY DIARIO DEL MAGDALENA y EDITORA DE MEDIOS SAS, donde estuvo acompañándonos hasta los últimos días de su existencia. Esta Casa Periodística fue testigo de sus sabios consejos, de sus recomendaciones y promotor de importantes decisiones que contribuyeron a fortalecimiento, expansión y crecimiento de la compañía.

Por ello, su fallecimiento nos embarga de profundo dolor dada la afinidad y los sentimientos que estrecharon desde su época de estudiantes  el fundador y director del periódico, doctor Ulilo Acevedo Silva con su entrañable amigo Pablo López Sequeda, quienes se formaron profesionalmente como abogados, título que recibieron de manos del eximio humanista y formador excepcional doctor José Consuegra  Higgins, en el Auditorio Cultural ‘La Perla’ de la Universidad Simón Bolívar, hace ya algo más de tres décadas.

“Hoy, cuando el corazón se nos arruga por ver partir a otro entrañable amigo, atacado por ese vil e infame virus que nos sigue golpeando en lo más profundo de nuestro ser, solo le pedimos al Creador que nos entregue la fortaleza necesaria para comprender sus designios, aceptarlos y reconocer por siempre su voluntad. La dolorosa partida de Pablo dejará profundas huellas de lo que él fue, lo que significó en nuestras vidas, lo que representó, la manera de cómo supo  desempeñarse ejemplarmente en la sociedad, pero sobre todo, haber mostrado esa generosidad innata de un ser humano bondadoso, carismático y sensible por sus semejantes”, declaró el doctor Ulilo Acevedo Silva, compañero de estudios del doctor López Sequeda.

El doctor Acevedo Silva quien fue uno de sus más cercanos amigos, lo recuerda además por haberle aceptado la invitación a formarse profesionalmente en la Ciencia del Derecho, para lo cual se atrevieron a desplazarse en bus hasta la ciudad de Barranquilla todas las tardes cuando en Santa Marta no existían universidades que ofrecieran dicho programa.

“Sagradamente nos desplazábamos de lunes a viernes y ocasionalmente los sábados hasta Barranquilla para asistir a la Universidad. Llegábamos a las seis en punto al salón de clases, después de todas las peripecias de poder atravesar el centro de Barranquilla en horas pico. Pero lo lográbamos. Así estudiamos Pablo y yo, y ese esfuerzo estuvo recompensado con el mundo del conocimiento, nos formamos como abogados, como especialistas en Derecho Administrativo, él se dedicó a ejercer y yo en el periodismo. Pero fueron años maravillosos, llenos de vicisitudes, de alegrías, de tristezas, de logros, pero esa fue nuestra historia”, anotó el doctor Acevedo.

TESTIGO EXCEPCIONAL

De otra parte el doctor Acevedo recuerda a su amigo personal Pablo López Sequeda como el testigo de honor y excepcional de lo que sería su proyecto periodístico, la empresa que surgió de aquella primera publicación llamada ‘HOY LUNES’.  “Pablo vio porque se la enseñé, lo que dibujé en una servilleta en una noche de bohemia barranquillera. Esa servilleta que pienso ahora él la guardó como recuerdo de esa conversación, registra todo el organigrama y la visión que se tuvo para crear la empresa que dio origen a los medios de comunicación que hoy tenemos. Pablo creyó en nuestro proyecto, lo apoyó, nos acompañó en las distintas Juntas Directivas que tuvimos y de la que hizo parte, sus consejos, sus opiniones, sus sabias sugerencias, las llevaremos por siempre como enseñanzas de vida. Tendremos gratitud eterna por él”, señaló el doctor Acevedo Silva.

DOLOR EN LA SOCIEDAD

En distintos sectores de la sociedad samaria se recibió con pesar el fallecimiento del doctor Pablo López Sequeda. Así lo dejaron conocer personas muy cercanas de su círculo de amistad y familiar como los doctores Mario Velásquez Linero y Micael Cotes Mejía.

“Fue un extraordinario ser humano. Un hombre bueno, amable, generoso, una persona que jamás tuvo una palabra inapropiada para nadie. Fue todo un caballero e indiscutiblemente un padre ejemplar”, dijeron.

Su amiga y colega de profesión Leonor Caviedes lo recuerda como una persona maravillosa. “Con Pablo al igual que el doctor Ulilo estudiamos juntos en la Universidad. Allí se distinguió por su compromiso, su seriedad, su consagración al estudio. Su fallecimiento me ha tomado por sorpresa y me duele en el alma. Pablo fue una persona de grandes virtudes. Siento mucho pesar”.

A su vez la doctora Marlene Cortés Díaz, quien tuvo la ocasión de compartir laboralmente con él, lo consideró como un hombre comprometido, honesto, servicial, una persona de profundas cualidades humanas y amante de su entorno familiar. “La noticia de su fallecimiento me entristece”, señaló.

SU FAMILIA

Pablo contrajo nupcias en su primer matrimonio con la dama samaria Adela Lacouture Cruz, de cuya unión nacieron Pablo José, Carlos Manuel, María Antonia y Martha Beatriz López Lacouture. Tras enviudar contrajo matrimonio con Lourdes Huget, con quien celebró la llegada de sus otros dos hijos, José y Lourdes Patricia López Hugget.

Fue un padre amoroso, responsable, supremamente preocupado por el cuidado de ellos, y supo con acierto orientarlos y educarlos. Ellos junto a sus nietos, lloran  entristecidos por su partida, pero seguros están que su padre y abuelo ha partido hacia la Casa del Señor.

Esta Casa Periodística, sus directivos, el director, la gerencia, empleados, periodistas, colaboradores en general, expresan su profundo pesar por el sensible fallecimiento de quien fuera miembro de su Junta Directiva, y lamentan su pronta partida. A toda su familia le hacemos llegar un abrazo de solidaridad, con la certeza que el legado de generosidad, de su humanismo, de su sinceridad y sus cualidades extraordinarias de una persona consagrada al bien de la sociedad, perdurará eternamente. Adiós querido amigo y compañero. Dios te acompañe en ese largo viaje.

Notas Relacionadas