Fuerte salvamento de voto

85

El salvamento de voto del magistrado Jorge Emilio Caldas Vera en el que pidió la absolución de Luis Alfredo Ramos,  deja saberle a la sociedad que ha sido condenado  sin ´pruebas” y también por lo representa el procesado.

Conocida la sentencia que condenó a más de 7 años de cárcel al exsenador Luis Alfredo Ramos, se conoce que la misma generó una fuerte controversia al interior de la Corte, hasta el punto que hubo un duro salvamento de voto por parte del magistrado Jorge Emilio Caldas Vera quien señaló que Ramos fue condenado sin elementos probatorios suficientes, por ser quien es y dando viabilidad a testigos que en su criterio no son creíbles como Carlos Areiza o Juan Carlos ‘El Tuso’ Sierra. Con ello deja planteada la posibilidad de estimarse que otra vez la Corte Suprema de Justicia está juzgando con sesgos políticos y no con elementos jurídicos, circunstancias que la ponen de nuevo en el ´ojo del huracán´.

¿Qué dijo el magistrado que salvó voto? 

El magistrado Jorge Emilio Caldas Vera, quien salvó su voto, dijo en 107 páginas que Ramos debía ser absuelto en tanto que la sentencia habría valorado hechos y circunstancias ajenas a los juzgados en este proceso como cuando se dice que el partido del que hizo parte, Alas Equipo Colombia, no fue ajeno a las alianzas con grupos ilegales porque en 2002 obtuvo dos congresistas. Para Caldas, la sola pertenencia de Ramos al partido no traslada automáticamente su responsabilidad.

El doctor Caldas dijo que la sentencia menciona a Carlos y Vicente Castaño sin intentar establecer un nexo de estos con Ramos. “Pudo intentar al menos por vía indiciaria pero no lo hizo porque se remiten a lugares comunes, expresiones genéricas y especulativas que no demuestran la relación del procesado con las organizaciones ilegales”, dice el salvamento de voto.

El magistrado Caldas dijo que la Corte no valoró de manera correcta el testimonio del testigo Carlos Areiza, que acreditó la existencia de reuniones y la entrega de plata a Ramosy afirma que este “sólo fanfarroneó y manipuló a distintas autoridades con información que ofreció y nunca entregó, como es el caso de los videoclips en los que se mostraría reuniones de Ramos con los Castaño y la entrega de dineros”.

“Difícilmente se puede acompañar una providencia en la que si bien dice cosas que son ciertas porque la prueba lo puede indicar, no se hace una verdadera crítica probatoria en conjunto y conforme a las reglas de la sana crítica, para luego sí definir si se da credibilidad a uno u otro testigo”, dice el salvamento de voto.

“Pienso que una decisión de condena en el marco de un Estado Social y Democrático de Derecho requiere un verdadero, minucioso y articulado estudio crítico de la prueba, contrastada realmente con las demás que integran la causa de tal manera que no genere la menor duda que es justo lo que ocurre en el presente dado, donde son más las dudas que las certezas”, dijo.

Por ejemplo, Caldas dice que no se le debió dar crédito al testimonio de Juan Carlos ‘El Tuso’ Sierra sobre la entrega de dineros a Ramos, en tanto que el supuesto intermediario para ello, Francisco Zapata Ospina, lo desmiente. Lo mismo, dijo el jurista, sobre el testimonio de ‘Don Berna’ quien enfáticamente dijo que no recordaba si le dio apoyo o no a Ramos para el senado.

“La Sala Mayoritaria deriva responsabilidad penal al procesado a partir de los lazos, alianzas y acuerdo entre políticos, narcotraficantes y paramilitares, involucrando familias prestantes, empresarios, ganaderos y funcionarios públicos, hecho que es evidente pero de allí no se puede deducir la responsabilidad penal de Ramos Botero solo porque el contexto socio-político lo describa así, cuando los testigos de cargo no pueden dar cuenta efectiva de esas relaciones entre el procesado y las AUC, más allá de alusiones insulares que la sentencia condenatoria no se esmeró por argumentar”, agregó.

En ese sentido, por un lado el testimonio de Sierra Ramírez sobre la entrega de diez millones de pesos está lleno de imprecisiones y vaguedades que no son suficientes para dar por hecho la entrega del dinero.

Igualmente, puso en duda el testimonio de Vélez Franco sobre las reuniones con comandantes paramilitares del Bloque Centauros de Miguel Arroyave para la conformación de una lista nacional de políticos, al indicar que no es fiable y que no hay una relación precisa sobre las condiciones en que Arroyave percibió las reuniones con los jefes de las AUC, así como las circunstancias de tiempo y lugar en que ocurrieron las mismas.

También señala que no se tuvo en cuenta como prueba que la Fiscalía en 2007 le archivó a Ramos una pesquisa por el supuesto encuentro con los integrantes del cartel de la gasolina y puso en duda la existencia de la reunión en el centro comercial por estimar que “no resulta lógico” que un personaje público como él hiciera eso, pudiendo ser fácilmente reconocido por cualquier persona.

Y sobre la famosa reunión de 2005, Caldas aseguró que en efecto, Ramos no tenía permiso para participar en dicho encuentro y que sí es una actuación irregular. No obstante, en su criterio, no hay prueba que permita indicar que Ramos llegó a un acuerdo alguno con los paramilitares en la misma.

“La conclusión no puede ser diferente a la que de que a pesar de encontrarse acreditada la concurrencia del acusado a la reunión, sin contar autorización para ello, los medios de prueba aportados carecen de la entidad suficiente para demostrar el presupuesto esencial del delito, es decir, el pacto o convenio ente el excongresista y las AUC, y menos la finalidad de promover su ilícita actividad”, dijo.

Notas Relacionadas