Colombia y Nicaragua finalizaron las audiencias orales ante La Haya

38

Ayer viernes finalizaron las audiencias orales que se llevaron a cabo durante las dos últimas semanas ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya, en donde Colombia y Nicaragua expusieron sus argumentos respecto a las demandas que estarían vulnerando algunos derechos y el derecho internacional.

La demanda de Nicaragua sobre Colombia surgió presuntamente porque el país estaría incumpliendo su obligación internacional de respetar las zonas marítimas delimitadas en el párrafo 251 de la sentencia que entregó la Corte el pasado 19 de noviembre de 2012, además de vulnerar los derechos soberanos y jurisdicciones de su espacio.

Durante las audiencias, Nicaragua expresó que Colombia debe suspender la vulneración internacionalista, considerándola ilícita y así mismo tomar las medidas necesarias para que se les respeten sus derechos soberanos y de jurisdicción en las zonas marítimas.

El equipo jurídico nicaragüense expresó que Colombia deberá indemnizar su país por todos los supuestos daños causados en las obligaciones legales internacionales, en la explotación de recursos vivos de la zona marítima que busques pesqueros colombianos recorrieron de manera ilegal y, en general, por los supuestos daños causados a la nación.

“Colombia debe brindar las garantías adecuadas de no repetición de sus actos ilícitos, incluido el reconocimiento formal de la frontera delimitada por la Corte en su sentencia del 19 de noviembre de 2012 será respetada como la del límite marítimo internacional entre Colombia y Nicaragua”, expresó la Corte respecto a las declaraciones del equipo nicaragüense.

La Corte reveló que el equipo jurídico de Colombia le solicitó a la entidad rechazar los alegatos expuestos por Nicaragua, expresando que el territorio nacional no ha vulnerado ningún derecho soberano de ese país en los espacios marítimos del mar Caribe, manifestando que no hay nada en el derecho internacional que excluya la zona contigua que un Estado se superponga con la zona económica de otro país.

Es importante recalcar que en la pasada audiencia del 27 de septiembre, el agente colombiano Carlos Gustavo Arrieta expresó que Nicaragua aceptó que Colombia podía hacer presencia en el área marítima, con el fin de trabajar en materia de narcotráfico.

“Las facultades específicas relativas a la zona contigua  y las líneas geodésicas establecidas en el decreto que conecta el ultra periférico puntos de las zonas contiguas de Colombia no violan el derecho internacional, ninguna acción colombiana en la zona contigua ha dado lugar a violación de los derechos soberanos o espacios marítimos de Nicaragua”, manifestó La Haya, refriéndose a los argumentos de Colombia.

El equipo jurídico colombiano le solicitó de manera respetuosa a la Corte que por el contrario, Nicaragua vulneró los derechos de pesca artesanal de los habitantes del Archipiélago de San Andrés, en particular los de la comunidad raizal ubicada más allá del mar territorial de las islas, los cuales sí se han visto vulnerados y violados por las entidades marítimas nicaragüenses./Colprensa

Notas Relacionadas