Módulos plásticos en la vía a Minca: un peligro nocturno

64

La reducida vía es una autopista sin control ya que varios motociclistas irresponsables no les importa adelantar en curvas ni exceder la velocidad.

Conductores y usuarios de la carretera que desde Santa Marta comunica con el Corregimiento de Minca y viceversa lanzaron un S.O.S. a la Concesión Ruta del Sol II para que retire varios módulos plásticos que están sobre la vía.

La situación se registra exactamente frente a las torres de apartamentos de Parques de Bolívar muy cerca a la entrada de El Cisne en donde hace unos días los contratistas de dicha Concesión instalaron algunos módulos plásticos de color naranja como señales preventivas mientras se reponían unas tapas de alcantarillado.

Lo grave del asunto es que tales módulos no tienen cintas reflectivas que adviertan de su ubicación en horas nocturnas y se están convirtiendo en un peligro inminente tanto de los conductores de vehículos particulares, del Servicio Unificado del Transporte Público como a los motociclistas.

Varios usuarios de la transitada, angosta y riesgosa carretera solicitan a la Concesión Ruta del Sol II porque le compete el mantenimiento a esta vía por donde se movilizan a diario cientos de propietarios de apartamentos de las cuatro etapas de Parques de Bolívar, del conjunto residencial San Lorenzo y también de Altos del Cisne, Villa Alexandra, Villa Camila, El Cisne, Ciudad Equidad, entre otras.

Coincidieron además al afirmar que la vía se ha convertido en una autopista sin control por parte de varios motociclistas irresponsables que no les importa adelantar en curvas ni tampoco exceder los límites de velocidad en lo que parecería una ‘disputa suicida’ por la carretera.

Por su parte moradores y residentes en esta zona de expansión de Santa Marta quienes no cuentan con vehículos también denunciaron el aumento desenfrenado del parque automotor lo que ha generado una mayor contaminación por ruido, gases y riesgos de accidentalidad. Son tantos los automotores que ya inclusive los estacionamientos con que cuentan los conjuntos cerrados antes mencionados no dan abasto y sus dueños deben buscan sitios aledaños.

Mientras se buscan soluciones que aporten a resolver la congestión en este peligroso corredor vehicular, la comunidad residente eleva oraciones al Todopoderoso para que tenga piedad sobre aquellos motociclistas desesperados que andan desafiando a la muerte maniobrando sus livianos automotores en una disputa infame con otros usuarios de la vía.

Sobre esta vía es habitual escuchar las sirenas de ambulancias a cualquier hora del día o de la noche debido a la alta accidentalidad que ha dejado a muchas personas lesionadas e inclusive fallecidas.

Notas Relacionadas