“Yo no me acuerdo del accidente”: Bryan Añez

El menor confesó que junto a sus cinco amigos y su tía (Rafaela Petit) se dirigían a una fiesta, en donde continuarían la celebración de su cumpleaños número 14.

Después de 21 días de haber ocurrido el fatídico accidente de tránsito sobre la Troncal del Caribe a la altura de la entrada al barrio Gaira, al sur de Santa Marta, que dejó seis jóvenes muertos, el único sobreviviente del hecho, un menor de 14 años de edad, de nacionalidad venezolana, identificado como Bryan José Añez Feneite, se refirió a lo sucedido.

El infante, que permaneció durante 10 días recluido en una Unidad de Cuidados Intensivos debido a los golpes de gravedad que sufrió en diferentes partes de cuerpo, principalmente en la cabeza, y hoy se recupera en su lugar de residencia, aseguró que “no se acuerda de nada” de lo que ocurrió esa madrugada del 13 de septiembre, cuando el investigado, el empresario Enrique Vives, los arrolló y les causó la muerte a sus cinco amigos y a su tía.

“Dicen que mi tía me empujó. De mi fiesta íbamos para otra fiesta, iban seis conmigo, mi tía (Rafaela Petit), una amiga, dos ‘pelaitas’ más y dos ‘pelaitos’, veníamos jodiendo, disfrutando, veníamos hablando; uno jugaba conmigo y los otros el fin de semana nos veíamos en el campo de fútbol”, manifestó Bryan Añez.

Bryan, relató que aún continúa con mareos y dolores en cada una de las heridas que le quedaron en diferentes partes de su cuerpo. “Estoy feliz de estar vivo, triste por la partida de mis amigos y mi tía pero para adelante”, dijo.

Su madre, Liliana Faneite, también dio a conocer lo que vivió el día que se enteró que su hijo, su hermana (Rafaela Petit) y los otros cinco jóvenes que los acompañaban, habían sido embestidos por el empresario Enrique Vives Caballero, quien conducía una camioneta marca Toyota Hilux de placas MXL – 186.

“Yo le decía a mi pareja que me buscara a Bryan y a todo el mundo le pedía que buscaran a mi hijo, entonces mi sobrina viene y me dice: tía cálmate que a Bryan se lo llevaron en una ambulancia, él iba muy delicado; cuando ella me dice eso yo quedo en shock, no me acuerdo de más”, puntualizó.

La familia Añez Faneite afirma que Bryan es un milagro de Dios. “Estamos agradecida con Dios porque hizo eso. Mi hermana (Rafaela Petit) daría la vida por él, porque ella lo amaba a él, era su negro; ella le decía Bryan José en todo momento”, manifestó.

Finalmente, Carlos Añez, aseguró que Bryan físicamente tiene que recuperarse, indicando que internamente continúa golpeado. “Él presó pequeñas partículas de sangre en el cerebro. Yo a Enrique Vives le digo que no soy quien para juzgar a nadie y ya eso se lo dejaremos a Dios y a las autoridades”, añadió.

Notas Relacionadas