Aerolíneas piden mayor intervención en el dorado por demoras despegues

Al término de la cumbre mundial de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (Iata) en su reunión anual de Boston, EE.UU., uno de los pocos pronunciamientos que hubo sobre Colombia no fue positivo.

¿Alguna vez en los dos últimos años tuvo un vuelo desde la capital el cual no salió a la hora en la que estaba programado?. Como muchos usuarios se han preguntado esto, el gremio reportó fuertes problemas en el Aeropuerto Internacional El Dorado, de hecho en su informe regional, el vicepresidente de la Iata para las Américas, Peter Cerda, señaló que “operacionalmente enfrentamos inconvenientes en el aeropuerto de Bogotá debido a la implementación de programas de demora en tierra casi a diario y la ineficiencia del ATC (control de tráfico aéreo, el cual es un servicio del que se encargan los controladores de tráfico en las terminales). Si bien las razones de esto son múltiples, las autoridades responsables deben comenzar a implementar medidas para aliviar esto”.

Para las aerolíneas, las compensaciones a los pasajeros por efectos ajenos al servicio de ellas están costando más de US$1.000 millones en la región. Precisamente, son las empresas las que dicen que terminan pagando los platos rotos, pues ante menores controles que generan demoras en las salidas, son las compañías las que deben solucionar los inconvenientes con los clientes.

“Como industria, hemos hecho una variedad de propuestas a corto y mediano plazo para mejorar la situación actual, sin embargo, aún estamos esperando su implementación. Las soluciones deben hacerse con urgencia ya que las demoras impiden que las aerolíneas ofrezcan un servicio confiable a los clientes y dañan la posición de Bogotá como un aeropuerto central regional”, agregó Cerda.

El gremio también especificó sobre este caso que las iniciativas legislativas sobre varios proyectos de ley de protección al consumidor continúan siendo discutidas en el Congreso. Por eso les preocupa que las sanciones propuestas por retrasos en los vuelos obligarían en la mayoría de los casos a las aerolíneas a compensar a los pasajeros por retrasos que estaban fuera de su control, como los problemas operativos actuales en El Dorado.

“El Congreso debe ser un socio estratégico de la industria para garantizar que la aviación pueda brindar su contribución económica a la reconstrucción del país, en lugar de tratarnos como un adversario” concluyó el ejecutivo sobre la necesidad urgente de que el legislativo discuta mayores controles en las terminales colombianas.

/Colprensa

Notas Relacionadas