Emilio Tapia pidió ser trasladado a guarnición militar

El empresario fue cobijado con medida de aseguramiento en el escándalo por el contrato de Centros Poblados.

¿Qué tiene que ver Malambo con el proceso por el polémico contrato entre el MinTIC y Centros Poblados? Esa fue la pregunta que se hicieron los delegados de la Fiscalía, la Procuraduría y el Ministerio de las TIC cuando conocieron la petición del empresario Emilio Tapia para ser trasladado a una guarnición militar en ese municipio del Atlántico.

El abogado Alejandro Sánchez, quien defiende al contratista, argumentó que por motivos de seguridad su cliente debe ser enviado al batallón militar ubicado en el municipio de Malambo para cumplir la medida de aseguramiento que le impuso un juez de control de garantías de Bogotá.

Los representantes de la Fiscalía, la Procuraduría y el MinTIC (víctima reconocida en el proceso penal) rechazaron esta petición al manifestar que no existía razón o motivación para hacer esta petición ante un juez de control de garantías de Malambo puesto que su jurisdicción poco o nada tiene que ver con el caso en cuestión.

Debido a esto plantearon un conflicto de competencias o, que en el mejor de los casos, se rechace la petición presentada por la defensa de Emilio Tapia.

Igualmente consideran que, según los dictámenes médicos, el contratista está en condiciones para estar privado de su libertad en un centro carcelario. Hasta el momento -señalaron- no existe información clara que indique que existen amenazas contra su vida o integridad personal.

Revelaron además que Tapia ya recibió el alta médica y está listo para ser trasladado a la cárcel de máxima seguridad que ordenó el juez de control de garantías. La Fiscalía General ya le imputó al contratista los delitos de fraude procesal y falsedad en documento privado, esto por al falsificación de actas para recibir el billonario contrato del MinTIC que tenía como objetivo llevar internet a 7000 centros educativos en zonas rurales en diferentes regiones del país.

En 2016, Tapia Aldana ya había estado privado de su libertad en una guarnición militar pero en Cartagena. En esa oportunidad se avaló su traslado por amenazas de muerte en la cárcel de Cómbita (Boyacá).

A ese centro carcelario fue trasladado en 2014 cuando protagonizó un escándalo al celebrar una parranda vallenata con varios condenados por ‘parapolítica’ y escándalos de corrupción. El contratista, que celebró con whisky, aprovechó la oportunidad para mostrar sus dotes para el canto mientras recibía los aplausos de los otros condenados.

Notas Relacionadas