Inundaciones por lluvias dejan más de 500 familias damnificadas 

Las autoridades tanto de gestión del riesgo como la Alcaldía aseguran que la emergencia puede ser peor, teniendo en cuenta que continúa el pronóstico de fuertes lluvias

Las lluvias que por estos días son motivo de emergencia, trasladaron su preocupación al municipio de Pivijay, donde 521 familias resultaron afectadas por las inundaciones tras el desbordamiento del caño Schiller.

Según se confirmó el fuerte aguacero que tuvo inicio a las 5:00 de la tarde y terminó casi a la media noche del martes, más las precipitaciones que continuaron ayer, dejaron a su paso, varias viviendas inundadas en los barrios Schiller y El Oasis.

Además, los fuertes aguaceros develaron otra problemática, la falta de mantenimiento del alcantarillado en el sector donde está ubicado el hospital Santander Herrera.

Los habitantes de esa población reportaron la emergencia que perjudica la atención médica en ese centro asistencial. Las lluvias afectaron las áreas de medicina interna, pediatría y maternidad.

ATENCIÓN A LA EMERGENCIA 

La Gobernación del Magdalena, a través de la Oficina de Gestión del Riesgo y Desastre Departamental, se trasladó hasta el sitio en aras de ayudar a la población afectada y buscar estrategias para mitigar los impactos negativos que se pueden presentar en la zona durante la segunda temporada de lluvias.

Jaime Avendaño, jefe de la citada cartera, reportó que el aguacero causó desbordamiento en el caño Schiller por el incremento de la cantidad de agua que transporta el afluente, razón por la que, se generó una inundación lenta. En total fueron aproximadamente 521 familias dignificadas residentes en los barrios El Oasis y Shiller.

“Por directrices del señor gobernador nos hemos trasladado hasta la zona y buscamos acciones para apoyar a las comunidades que han sido afectadas. Hemos identificado la necesidad de la comunidad de ayudas humanitarias alimentarias y no alimentarias. El municipio coordina inicialmente trabajos con motobombas, acción que reforzaremos como gobernación con la intención de que les permita evacuar el agua de sus viviendas con rapidez”, expresó el jefe de la Oficina de la Gestión del Riesgo y Desastre Departamental.

El Gobierno también visitó los puntos neurálgicos identificados y les entregó a las comunidades más de mil sacos que servirán como muros de contención para prevenir posibles y futuros desbordamientos.

El alcalde de la población Roberto Pérez, indicó que “teníamos años que no veíamos que eso sucedía, el aguacero se prolongó por más de cinco horas, por lo que el nivel del caño quedó por encima de la población. Ya declaramos la calamidad pública en el municipio”.

Notas Relacionadas