Investigaciones por fallas en el Carrasco, ‘en manos’ de la CDMB

25

Debido a múltiples irregularidades denunciadas sobre el funcionamiento de El Carrasco, hace más de siete años el Gobierno Nacional determinó asumir la autoridad para vigilar y ejercer control ambiental en dicho relleno sanitario, dejando sin competencias a la CDMB y al AMB, entidades que en aquel entonces tenían a cargo dichas funciones.

Y en efecto en dicho lapso se evidenciaron negligencias en las operaciones de tal sitio de disposición final. Tanto así que la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales, Anla, en junio de 2019 impuso una sanción por cerca de $2 mil 579 millones contra la Empresa de Aseo de Bucaramanga, Emab, tras comprobar que se hicieron vertimientos de lixiviados sin tratamiento en fuentes de agua.

En estos momentos, de acuerdo con lo precisado por Anla, hay 14 procesos sancionatorios activos contra la Emab. De ahora en adelante la CDMB estará al frente de estas investigaciones por presuntos daños ambientales, luego de que el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible restituyera su competencia como autoridad encargada de vigilar El Carrasco.

Funcionarios de la Autoridad Nacional se desplazaron en las últimas horas hasta Bucaramanga para hacer la entrega oficial de los expedientes que están en curso debido a casos como el ocurrido el pasado octubre de 2018, cuando colapsó y se deslizó una de las celdas de disposición en el relleno.

“Luego de un trabajo coordinado, el equipo técnico y jurídico de la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales hizo entrega de los 15 expedientes de la Anla a la CDMB. Es la CDMB la autoridad competente, desde la publicación de dicha resolución (1036 del 23 de septiembre de 2021), para hacer el seguimiento y control ambiental a El Carrasco”, dejó en claro el Gobierno Nacional.

Control de lixiviados y gases

En la resolución a través de la cual se restituyó la autoridad de la CDMB, el Minambiente le advierte a la Corporación que se deben ejecutar diversas acciones por parte de la Emab para garantizar un adecuado manejo de los lixiviados y los gases que se generan en el relleno.

El Gobierno Nacional dejó en claro que “se deberá continuar con el manejo de los lixiviados y gases en la celda 4 a través de diferentes métodos, incluyendo la extracción forzada y la instalación de chimeneas en las zonas que así lo requieran, pues ello garantiza que las condiciones que hasta ahora se han exhibido en el sitio de disposición posterior a la contingencia del año 2018 se mantengan”.

El Ministerio también precisó que “es importante” ejecutar tareas de impermeabilización en El Carrasco, para prevenir que las aguas lluvia y de escorrentía se puedan mezclar con los lixiviados.

De acuerdo con los expedientes que Anla entregó a la CDMB, en al menos tres ocasiones se evidenció vertimiento de lixiviados sin ningún tratamiento en afluentes. Una de estas investigaciones se remonta a 2014, una más se abrió en 2015, y en abril de 2019 nuevamente se advirtieron irregularidades por el mal manejo de estos líquidos putrefactos.

Veedores, ambientalistas y ciudadanía en general esperan que la actual administración de la CDMB mantenga la rigurosidad y constancia en los controles a El Carrasco. Tratamos de obtener una respuesta del Director de la Corporación, pero hasta el cierre de la presente edición de Vanguardia no hubo respuesta.

/Colprensa

Notas Relacionadas