Las deudas constitucionales que el país tiene con las mujeres

26

 En el marco del encuentro de la jurisdicción constitucional que se celebra en Cúcuta esta semana, se presentó un interesante panel en el que mujeres expertas en derechos a la población femenina ahondaron en los retos y las deudas constitucionales que hay con las mujeres en Colombia.

La magistrada Paola Meneses fue la encargada de moderar la conversación, en la que Jaqueline Blanco, docente investigadora de la facultad de derecho de la Universidad Militar Nueva Granada, expuso el papel que han tenido las mujeres en la sociedad.

Blanco aseguró que a lo largo de la historia, el papel de las mujeres ha sido minimizado por los hombres y lo más importante que le podía suceder a una mujer era el matrimonio, no obstante, ni siquiera existía el derecho al divorcio y la tutela de las damas siempre caía en manos de un tercero.

Tras el recuento histórico, Isabel Cristina Jaramillo Sierra, docente de la Universidad de los Andes, destacó que las deudas que tiene la constitución con las mujeres son inmensas, por cuanto hay más de 2000 fallos que la protegen, pero a la hora de pasar del papel no se cumplen en la sociedad.

La docente destacó que con la llegada de magistradas mujeres a la Corte Constitucional se empezó a diversificar el debate en cuanto a las derechos femeninos y aumentó la protección a las mujeres.

“Nos falta mucho todavía para proteger a las mujeres, lo vemos con las mismas cifras de feminicidios y violencia, no estamos peor, pero tampoco mejor… Necesitamos hablar de lo que sí tenemos, pero también hay que ahondar en las deudas históricas”, dijo.

Jaramillo Sierra agregó que la deuda más grande que tiene la constitución con las mujeres, entre otras, es el derecho a elegir la maternidad libremente, es decir el aborto.

“Quedó faltando el derecho a a las mujeres con la tierra y a la ruralidad. En la Constitución no se dijo nada sobre trabajo infantil, igualdad en la educación y el reconocimiento del trabajo”, aseguró.

Para finalizar el panel, Nelly Velandia Avendaño, presidenta de la Asociación Nacional de Mujeres Campesinas, Negras e Indígenas de Colombia, aseguró que esta población en especial sigue estando desprotegida en la sociedad y “es mucho lo que falta para poder decir que las mujeres rurales tienen garantías”.

Y añadió, “la pobreza nos agobia. En el campo la situación es compleja y más con la pandemia. También necesitamos protección para nuestras lideresas. Erradicar toda forma de violencia debe ser una prioridad”.

/Colprensa

Notas Relacionadas