Excongresista Luis Fernando Alamario Rojas se expone a una condena de 20 años de cárcel por vínculos con las Farc

68

El excongresista Luis Fernando Almario Rojas se expone a un juicio en la Jurisdicción Especial para la Paz por sus vínculos con la guerrilla de las Farc y los hechos que rodearon el magnicidio del congresista Diego Turbay Cote, su madre Inés Cote de Turbay, tres escoltas, un conductor y un amigo de la familia, ocurrido el 29 de diciembre del 2000.

Almario Rojas, quien fue representante a la Cámara, es señalado de ser el instigador de este crimen ejecutado por la columna móvil Teófilo Forero de las Farc en la carretera que, de Florencia, conduce a Puerto Rico (Caquetá). Los guerrilleros interceptaron la caravana en la que se movilizaba Diego Turbay Cote (en ese entonces presidente de la Comisión de Paz de la Cámara) y los asesinaron a sangre fría.

Este vienes la Sala de Reconocimiento de la JEP remitió el extenso proceso judicial contra Almario Rojas a la Unidad de Investigación y Acusación (UIA) de dicho tribunal debido a la ausencia de reconocimiento de responsabilidad y el insistente alegato de inocencia por los graves hechos que se le atribuyen.

Será ahora la Unidad de Investigación y Acusación (UIA) de la Jurisdicción la que determine si acusa o no ante el Tribunal para la Paz
de la JEP al excongresista. De ser hallado culpable podrá ser condenado hasta 20 años de cárcel.

Luis Fernando Almario Rojas enfrenta otra investigación por su participación en el secuestro de Benjamín Herrera Londoño, ocurrido en 2002, así como el secuestro de Rodrigo Turbay Cote que fue perpetrado por los frentes 14 y 15 de las Farc en 1995

Para la JEP, en sus dos declaraciones rendidas el excongresista no cumplió su compromiso de aportar a la verdad, negando en reiteradas oportunidades su responsabilidad en los hechos. Esto pese a una prueba documental en la que varios exguerrilleros lo acusaron de ser el determinador de los crímenes y secuestros.

Ahora el expediente cambia de ubicación y se contará con la participación de las víctimas reconocidas, la Procuraduría General y el compareciente para adelantar la controversia probatoria que se llevará a cabo ante el Tribunal de Paz, que deberá
desvirtuar o no la presunción de inocencia del excongresista.

“De ser encontrado responsable, habría sido determinador no solo del exterminio de la familia política liberal más importante de Caquetá a manos de las Farc-EP(…). Un hecho de esta envergadura es precisamente la clase de casos que debe ser esclarecido por esta jurisdicción, sea para exonerar a quien ha sido falsamente implicado como determinador de estos hechos graves y representativos del conflicto armado o para declarar, más de veinte años después de sucedidos los hechos, su responsabilidad”, advierte la JEP en el auto en el que le pide a la UIA investigar los hechos.

En marzo de 2016, la Corte Suprema de Justicia condenó a 10 años de prisión a Luis Fernando Almario Rojas por los delitos de concierto para promover grupos armados al margen de la ley y constreñimiento al sufragante. Esto tras comprobarse su relación con los integrantes del Bloque Caquetá de las Autodefensas Campesinas de Córdoba y Urabá”, así como con el Frente Sur Andaquíes del Bloque Central Bolívar.

Esos nexos se dieron, según la Corte, cuando esos grupos ilegales hicieron presencia en la región del Caquetá, entre los años 2001 y 2006.

Fuente: Sistema Integrado Digital

 

Notas Relacionadas