En libertad la religiosa colombiana Gloria Narváez

La liberación de la religiosa Gloria Cecilia Narváez fue anunciada a través de la cuenta de Twitter de la Presidencia de Malí, situado en el África Occidental donde la colombiana fue secuestrada el 7 de febrero de 2017 en Karangasso, en el círculo de Koutiala, en la frontera con Burkina Faso.

“La Presidencia de Malí saluda el coraje y la valentía de la hermana”, reza la frase final del trino publicado en la cuenta verificada @PresidenceMali. El mensaje estuvo acompañado por tres fotografías en las que se ve a la colombiana con un traje amarillo, muy distinto de su tradicional atuendo religioso.

Tras la información, el arzobispo de Cali, monseñor Darío Monsalve, reaccionó en la misma red social y trinó “una sonrisa de la fe, la libertad y la dignidad humanas que resisten ante la inhumanidad que aún azota a los pueblos”.

Por su parte, Marta Lucía Ramírez, jefe de la cartera de Exteriores y a la vez vicepresidente, señaló que “me alegra inmensamente la noticia de la liberación en Malí de nuestra querida compatriota, la religiosa Gloria Cecilia Narváez”. La frase fue difundida a través de un comunicado de Cancillería.

Durante el cautiverio, atribuido al grupo yihadista Frente al Nusra para el islam y los musulmanes, vinculado a Al Qaeda, se difundieron algunas pruebas de supervivencia. La primera de ella se conoció cinco meses después de su secuestro. Se trató de un vídeo de 16 minutos en el que la religiosa en el que también aparecían el cirujano australiano Arthur Kenneth Elliott; una francesa llamada Sophie Petronin; un sudafricano de nombre Stephen McGown; Lulian Ghergut, ciudadano rumano, y la suiza Beatrice Stockly.

Narváez para ese entonces tenía 56 años y pertenecía a la congregación de las Hermanas Franciscanas.

En septiembre de ese mismo año se conoció que la religiosa nacida en Pasto, Nariño, estaba delicada de salud y tenía problemas en un riñón y en una pierna, conforme lo reveló el entonces director del Gaula de la Policía, general Fernando Murillo, tras la información que un grupo de uniformados recopiló en territorio africano.

Para enero de 2018 apareció un nuevo vídeo en el que clama al papa Francisco que interceda para su liberación. Seis meses después divulgaron la tercera prueba de supervivencia.

AFP

Notas Relacionadas